Planeamiento Urbano ADN niega que paralice construcciones

Por admin lunes 17 de marzo, 2008

El director del Planeamiento Urbano del Ayuntamiento del Distrito Nacional desmintió este lunes que esa Dirección tenga paralizados 300 expedientes sobre uso de suelos, demoliciones y aprobaciones y que su conocimiento tarde hasta ocho meses. Atribuyó la denuncia a que la inmensa mayoría de los constructores y promotores de viviendas ven la ciudad como la oportunidad de hacer jugosos negocios para beneficio personal.

“Negocian con la ciudad, sin prácticamente importarles el daño que sus apetencias les generan…explotan al máximo posible las bondades que la ciudad brinda al lote que desarrollan”, proclamó el arquitecto Nelson Toca en respuesta a una denuncia de la Asociación de Constructores y Promotores de Viviendas (Acoprovi) y su presidente, Jaime González.

Sostuvo que los constructores y promotores de viviendas explotan la centralidad relativa a su ubicación, cercanías a desarrollos importantes, acceso a vías y demás infraestructuras urbanas, amenidades y un montón más de beneficios propios de los lugares urbanizados.

“En este proceso aportan, a puro regañadientes, lo mínimo que les sea posible, diligenciándose para ello todo soporte, externo e interno a la institución, que pudieran tener a su alcance”, indicó.

Toca negó también que las recaudaciones mensuales de la Dirección de Planeamiento Urbano del ADN se hayan reducido en cerca de un 90%, por la lentitud en otorgar los permisos de uso de suelo, demoliciones y aprobaciones, como denuncia el gremio de la construcción.

Aseguró que el Director de Planeamiento Urbano, si se compromete con su cargo, ha de ver la ciudad como un territorio a ser desarrollado armoniosamente, equitativo, humano, sostenible, divertido, ara todos.

Sostuvo que históricamente los directores de Planeamiento Urbano han sido blancos de críticas por parte de Acoprovi, lo que estima se justifica en que la mayoría de los constructores y promotores ven la ciudad como la oportunidad de hacer negocios jugosos para su beneficio personal. “Sí, hay muchos expedientes, pero son diseños muy escasamente elaborados, que se hace prácticamente imposible entender y en consecuencia evaluar, haciendo esto perder un tiempo inestimable a los técnicos que tienen que conocerlos”, dijo el arquitecto Toca.

Emplazó al presidente de Acoprovi a que publique los 300 casos paralizados por la dirección de Planeamiento Urbano del ADN, con el nombre del constructor y promotor, la dirección y nombre del proyecto y la situación por la que su conocimiento está paralizado.

“Le respondemos al mismo tiempo, que la DGPU publicará cada uno de los sometimientos a la acción de la justicia por las violaciones señaladas, con el nombre del constructor y promotor, dirección y nombre del proyecto, y detalles de violaciones cometidas”, sentenció.

Explicó que las imperfecciones de los expedientes remitidos a Planeamiento Urbano por los constructores, se debe a que esos empresarios no pagan a los arquitectos los horarios adecuados, además de condicionar la creatividad de esos profesionales a sus afanes de máximas ganancias.

“Cuando, para entender estos proyectos, se hace necesario llamar a estos arquitectos, no van, porque entienden que lo que ya han aportado está por encima de lo que le han pagado”, apuntó.

Toca calificó como sorprendente la cantidad de sometimientos a la acción de la justicia que esa Dirección tiene que ejecutar por la alteración de las aprobaciones que Planeamiento Urbano del ADN entrega a los constructores y promotores.

“Los constructores y promotores demuelen sin tener la aprobación para ello, violan retiros, alturas y densidades en desprecio absoluto a los vecinos y la ciudad, que se quedan sin la debida ventilación, soleamiento, privacidad y habitabilidad, sin calidad ambienta, sin calidad de vida”, manifestó.