“Pocas probabilidades” de encontrar supervivientes de naufragio

Por miércoles 17 de agosto, 2005

Quito, 17 ago (EFE).- Las autoridades del puerto ecuatoriano de Manta consideran que hay "pocas probabilidades" de encontrar con vida a los emigrantes que viajaban en una embarcación que naufragó la semana pasada con 103 personas a bordo cerca de Colombia.

El capitán del Puerto de Manta, Armando Elizalde, dijo hoy a EFE que la embarcación zarpó en la noche del pasado jueves, sin permiso, del puerto de la provincia de Esmeraldas, fronteriza con Colombia, y que el naufragio se produjo el viernes.

De las 103 personas que iban en el navío, nueve fueron rescatadas por el pesquero ecuatoriano "Don Félix", cuando flotaban en el océano sobre cajas y boyas, precisó Elizalde, que es capitán de fragata de Estado Mayor.

Los nueve ecuatorianos rescatados, siete hombres y dos mujeres, cuya llegada se espera hoy a la ciudad costera de Manta, a 390 kilómetros al suroeste de Quito, están en condiciones de salud "aceptables", pero presentan quemaduras de sol, informó.

"Hay una intensa búsqueda por parte de la Marina ecuatoriana en la que, a través de sus capitanías de puerto y el comando de guardacostas están haciendo su trabajo en el área norte del país", dijo Elizalde, que anotó que en las operaciones colabora la Armada colombiana.

Desde Colombia se informó de que la marina de guerra de ese país dio por desaparecidos a los emigrantes ecuatorianos, pero a diferencia de lo dicho por Elizalde, señaló que en la nave viajaban unas 120 personas.

Según la Armada colombiana, la nave en la que iban los emigrantes zozobró a unas 120 millas de la isla colombiana de Malpelo, a 500 kilómetros del puerto de Buenaventura, en el vecino país, y a unos 1.100 al suroeste de Bogotá.

Elizalde también ha pedido a las capitanías de diversos puertos que comuniquen a las embarcaciones pesqueras industriales y a los barcos mercantes que estén en la zona que colaboren "en caso de que encuentren náufragos".

"Quisiera pensar que todavía hay sobrevivientes, pero son pocas las posibilidades de que sea así", por el tiempo que ha transcurrido, subrayó.

"Las probabilidades de encontrar supervivientes son muy reducidas", insistió, al anotar que la embarcación que naufragó tenía una capacidad para transportar a un máximo de quince personas y cargas de pescado en sus bodegas.

"Son embarcaciones menores de una eslora de 12 ó 14 metros de largo, a las que una ola las vira al sobrepasar el peso que pueden resistir", expresó al apuntar que ni siquiera tienen "capacidad para recibir grandes cantidades de pescado".

Elizalde indicó que cuando la gente se embarca en ese tipo de naves, tienen que viajar en las bodegas, "de tal manera que van en un hacinamiento total, donde reina un terrible hedor".

El capitán del puerto de Manta indicó que subirse en una de esas embarcaciones en las condiciones anotadas es "un suicidio".

Con base en declaraciones de los rescatados transmitidas vía telefónica, Elizalde indicó que el destino de la embarcación era Guatemala, desde donde los emigrantes pretendían emprender viaje hacia Estados Unidos.

Se desconoce la identidad o procedencia de los emigrantes, pero Elizalde indicó que la mayoría de ellos provienen de la zona andina de Ecuador.

Las provincias de Azuay y Cañar, al sur del país, son desde donde más personas han emigrado en los últimos años en Ecuador, en busca de mejores condiciones de vida.

La emigración aumentó en Ecuador desde 1999, durante el gobierno del presidente Jamil Mahuad, cuando se produjo la peor crisis financiera de la historia, con el cierre de varios bancos y el paso de otros a manos del Estado.

Los principales destinos de los emigrantes han sido España e Italia, en Europa, así como Estados Unidos, en América. EFE