Policía de NJ investiga pistas sobre el asesinato de una inmigrante peruana

Por sábado 15 de octubre, 2005

NUEVA YORK._ La policía del condado Middlesex en el vecino estado de New Jersey, sigue tras las pistas del asesinato de una mujer inmigrante peruana, cuyo cadáver fue encontrado en un basurero de Pensilvania con las manos atadas hacia atrás hace dos días.

Los restos de Tania Silva de 36 años de edad estaban en bolsas plásticas de reciclaje y aunque detectives de Nueva York arrestaron al novio de la víctima Paul Cibelli Junior de 42 años en un suburbio de Nueva York, por caminar desnudo en los pasillos de un hotel en un caso no relacionado con el homicidio.

La oficina del fiscal mantiene silencio acerca de la existencia de un posible sospechoso o de pistas específicas, así como de la escena donde se pudo haber cometido el asesinato.

La mujer, fue vista por última vez en su casa de la ciudad de North Planfield, donde convivía con Cibelli Junior, el mismo día en que se denunció su desaparición.

El miércoles en la tarde, el cadáver de Tania fue hallado en la planta de reciclaje de la compañía de basura Newman & Co. De Filadelfia, según informó el comisionado de policía de ese estado.

El cuerpo, semidesnudo y con ambas manos amarradas con cinta adhesiva aislante y envuelto en bolsas plásticas, al parecer fue tirado a un contenedor de basura el día del homicidio.

La muerta estaba vestida con una camiseta y presentaba varios golpes en la parte baja de su cuerpo. Moisés Silva, padre de la víctima quien reside en Houston, Texas viajó ayer desde ese estado sureño hacia Filadelfia, para adelantar los trámites de reclamo del cuerpo de su hija.

El Capitán Michael Costello de la policía de Filadelfia informó que no hay ninguna evidencia de que el crimen contra la señora Silva, se cometió en el lugar donde fue encontrado el cuerpo y que los restos pudieron haber sido trasladados en uno de los camiones que transportan basura.

Acorde con versiones extra oficiales, varias personas interrogadas por la policía, declararon que la víctima, tenía intenciones de mudarse a otro lugar por las frecuentes discusiones que sostenía con su novio.

La víctima había llegado desde Houston hacía cinco años para vivir con sus padres, pero decidió mudarse con el novio a la casa del papá.

Trabajaba como asistente administrativa en una sucursal del banco Chase de J.P. Morgan. La oficina forense determinó que la mujer murió por asfixia, clasificando su deceso como un homicidio.

El novio Cibelli Junior, se encuentra bajo observación siquiátrica en un manicomio de la parte alta de Nueva York, después de salir de la cárcel al pagar una fianza de cinco mil dólares.