Policía encuentra cadáver de boliviana estrangulada en basurero de Pensilvania

Por jueves 6 de octubre, 2005

NUEVA YORK._ Fuentes policiales de la ciudad, confirmaron que el cadáver de la camarera boliviana Mónica Rivadeneira Lozada, estrangulada el pasado 25 de septiembre por su ex novio César Ascarrunz, fue encontrado en un basurero del estado de Pensilvania.

El hallazgo, pone fin a 5 días de intensa búsqueda de los restos de la víctima, madre de la niña Valeria Saavedra Lozada de 4 años de edad a quien el asesino dejó abandonada en una calle del condado de Queens, la misma noche que mató a la mamá de la menor.

El hallazgo del cadáver, coincide con lo narrado a los investigadores por Ascarrunz, quien confesó que después de matarla, había tirado en la basura el cuerpo dentro de una bolsa plástica de color negro.

Mientras la noticia del macabro descubrimiento, es extendía por la ciudad, la abuela paterna de la pequeña Ana María Rivera, respondía preguntas de los medios, ahogada en llanto.

“Mónica era una madre muy cariñosa, de un espíritu grande, divino”, dijo la señora Rivera, quien se trasladó desde el estado de Arizona a Nueva York para gestionar la custodia de Valeria, quien sigue en manos de una agencia estatal de protección a menores.

“Cuando ella (la otra abuela), llegue, nos vamos a poner de acuerdo, las dos abuelitas buscaremos la mejor forma para la niña, que necesita mucho amor y cariño”, agregó.

Rivera se presentó al consulado de Bolivia a cuyas autoridades les mostró documentos legales de ella como abuela y fotografías de Valeria junto a su hermanito Juan Carlos de 3 años y medios, para que la sede intervenga en la decisión.

Un juez de la corte de familia de Nueva York, será quien tendrá la última palabra, debido a que el padre de la Valeria, desde una cárcel en Bolivia donde guarda prisión por narcotráfico, dijo estar arrepentido de no haberle dado el cariño que la menor se merece y reclama también la tutoría de la misma.

La abuela materna de Mónica Roxana Rivadeneira, quien esta mañana recibió una visa para viajar a Estados Unidos dijo desde Bolivia que nunca ha creído que su hija esté muerta.

“Yo pienso que está en algún lugar y me está esperando”, decía a través de un programa internacional de televisión. “Voy a pedir la tutela de mi nieta y a esclarecer el hecho que ha pasado con mi hija, ese es el objetivo”.

Una tía de la niña, dijo también que su familia siempre se ha encargado del hermano de Valeria y que están en condiciones y capacidad de encargarse de la pequeña.

“Estoy arrepentido de lo que he hecho y voy a trabajar y luchar por ellos, les voy a dar el amor que nunca pude darles”, expresó telefónicamente desde la cárcel Carlos Saavedra.