Popularidad de Lula cae a su nivel más bajo por casos corrupción

Por martes 22 de noviembre, 2005

Sao Paulo, 22 nov (EFE).- La aprobación popular de la gestión del presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, cayó al nivel más bajo en casi tres años de mandato por los escándalos de corrupción que han salpicado a su gobierno, según una encuesta divulgada hoy. El sondeo mostró que la aprobación de Lula, que en septiembre pasado era del 50 por ciento, bajó al 46,7 por ciento en noviembre, mientras que la reprobación aumentó en el mismo período del 39,4 al 44,2 por ciento, respectivamente.

En enero de 2003, cuando Lula asumió la presidencia, tenía la aprobación del 83,6 por ciento de la población y sólo el 6,8 por ciento lo reprobaba.

La encuesta, elaborada por el instituto Sensus a pedido de la Confederación Nacional del Transporte (CNT), escuchó la opinión de 2.000 personas en 195 municipios brasileños entre los días 14 y 17 de noviembre.

Según Sensus, la imagen de Lula ha sido perjudicada por los escándalos de corrupción en el Partido de los Trabajadores (PT), que han llegado hasta su gobierno, pues el 42,8 por ciento de los consultados cree que el presidente participó en ilícitos.

Ese porcentaje es ligeramente superior al 41,3 por ciento que opina que Lula no tuvo ninguna participación en actos de corrupción.

En cuanto a la opinión popular del gobierno Lula como un todo, el sondeo mostró que la percepción positiva bajó del 35,8 por ciento que tenía en septiembre pasado al 31,1 por ciento en noviembre último.

El 29 por ciento de los encuestados considera negativa la labor del gobierno, mientras que el 37,6 por ciento la encuentra regular.

Sobre el desempeño de la economía, el 52,7 por ciento lo reprobó, mientras que el 35,3 por ciento opinó que va por buen camino.

En el área social, que ha sido la bandera del gobierno de Lula, la encuesta mostró que el 48,6 por ciento considera que los programas oficiales son positivos y ayudan a la población; el 10,9 por ciento cree que son positivos y llevan al desarrollo del país; el 23,2 opina que son negativos y no resuelven los problemas, y el 11,7 por ciento dijo que son negativos y no conducen al desarrollo nacional.

Según el director de Sensus, Ricardo Guedes, los resultados de la encuesta indican que Lula no sería reelegido si finalmente decide buscar un segundo mandato en las elecciones del año próximo.

A una pregunta de si votaría por Lula si las elecciones fuesen hoy, el 46,7 por ciento de los entrevistados respondió que no, el 27,3 por ciento dijo que podría votar y el 23,8 por ciento afirmó que daría su voto al presidente.

Lula sería sin embargo el más votado en una primera vuelta entre una lista de candidatos presidenciales sugerida por Sensus, pero en una segunda ronda perdería por estrecho margen ante el alcalde de Sao Paulo, José Serra, a quien derrotó en las elecciones de 2002.

El sondeo mostró que en una eventual segunda vuelta en 2006, Serra vencería con el 42,5 por ciento de los votos, contra el 37,6 por ciento de Lula, que en una ronda decisiva se impondría ante cualquier otro candidato distinto al alcalde de Sao Paulo.