Posada Carriles retira solicitud de asilo político en EEUU

Por miércoles 31 de agosto, 2005

El Paso (EEUU), (EFE).- En un giro inesperado, el anticastrista Luis Posada Carriles retiró hoy su solicitud de asilo político en EEUU y se acogió al Convenio Internacional de Protección contra la Tortura.

La decisión de Posada Carriles se dio a conocer durante el tercer día de la audiencia sobre la petición de asilo, en el centro de detención de Inmigración de El Paso (Texas).

Matthew J. Archambeault, abogado de Posada Carriles, dijo al juez William Lee Abbott que su cliente no deseaba seguir testificando para evitar perjudicar temas sensibles de seguridad de Estados Unidos y de otros países.

Posada Carriles perteneció a la CIA, que lo entrenó en explosivos y armas, según dijo el martes, combatió a la guerrilla en Centroamérica y fue jefe de operaciones de la Dirección de los Servicios de Inteligencia y Protección (DISIP) de Venezuela, la policía de seguridad de ese país.

Archambeault reveló también en una conferencia de prensa que Posada Carriles "sabe mucho y si habla podría ser dañino para el FBI, la CIA y el Gobierno (de EEUU) en general".

El juez Abbott y la Fiscalía Federal aceptaron la retirada de la solicitud de asilo.

Pero los fiscales se opusieron a que Posada Carriles se acogiera al Convenio Internacional de Protección contra la Tortura en relación con Venezuela.

La Fiscalía ha pedido una nueva audiencia para el 26 de septiembre en la que esperan presentar pruebas de que Venezuela no torturará a Posada Carriles si es deportado a ese país.

Venezuela ha solicitado su extradición por la voladura, en 1976, de una aeronave de Cubana de Aviación en la que murieron 73 personas.

Sin embargo, la fiscal Gina Garrett-Jackson aceptó que el Departamento de Seguridad Nacional de EEUU está preocupado por el temor de Posada Carriles a ser torturado en Venezuela si lo envían allá.

Agregó que ese departamento continúa recabando información de varias agencias gubernamentales como el Departamento de Justicia y el de Estado "en torno a la situación en Venezuela".

Durante la vista, el magistrado dijo que la defensa del anticastrista presentó un "buen caso" que documenta posible tortura en esa nación y al mismo tiempo indicó que la Fiscalía tiene la oportunidad de presentarse a rebartirlo.

"Ha presentado un buen caso y de no demostrar el Gobierno (de EEUU) lo contrario, el paso siguiente será postergar indefinidamente su deportación", con lo cual Posada Carriles podría permanecer en EEUU hasta que no se presente un cambio en el país al que sería deportado.

Para que a una persona se le difiera la deportación no es necesario demostrar que no ha cometido ningún delito o que no ha sido integrante de alguna organización terrorista.

"Podría ser Adolfo Hitler y no le podríamos negar el aplazamiento si tuviera base para ello. No estoy, por cierto, comparando a Posada Carriles con Hitler", aclaró el juez.

Archambeault explicó a los periodistas tras la audiencia que si el juez le concede esa opción, su cliente tendría tres alternativas: ser enviado a un tercer país, permanecer detenido indefinidamente si se demuestra que es un peligro para la sociedad y la última que se determine que pueda quedarse en EEUU en libertad.

El abogado adelantó que en caso de que Posada Carriles afrontara la segunda alternativa, recurrirían ante un tribunal federal para pelear por su libertad.

También anunció que la próxima semana solicitará la ciudadanía estadounidense para su cliente arguyendo que la Ley de Inmigración, permite naturalizarse a aquellas personas que han integrado las Fuerzas Armadas de Estados Unidos.

El anticastrista de origen cubano y con nacionalidad venezolana sirvió en la División 101 del Ejército de EEUU en la década de los años 60, tenía el rango de teniente y, según su abogado, se retiró con honores. EFE