Postergan traslado de familiares por el estado de los cadáveres

Por domingo 14 de agosto, 2005

Atenas, 14 ago (EFE).- El traslado de los familiares de las 121 víctimas mortales del accidente del avión chipriota ocurrido hoy cerca de Atenas ha sido aplazado porque las condiciones de los cuerpos podrían causarles traumas aún mayores, dijeron las autoridades de protección civil.

Según testigos presenciales del accidente, ocurrido a 60 kilómetros de Atenas, en una zona boscosa, muchos cadáveres estaban atados en sus asientos con el cinturón de seguridad y llevaban una máscara de oxígeno, y algunas de las víctimas murieron abrazadas.

Un portavoz de la secretaría de protección civil declaró en uno de los centros de acogida de la localidad de Maratona, cercano al lugar del siniestro, que "seria un error trágico" si los familiares fueran ahora al lugar donde se estrelló el avión.

En ese lugar, la ladera de una montaña en la localidad de Gramatiko, continúan sus labores los equipos de rescate. Una de las cajas negras del aparato, que según la compañía aérea había pasado por un control técnico hace una semana, ha sido ya localizada.

El viceministro de Sanidad, Yorgos Constantopulos, declaró que ante las condiciones de los cadáveres podría empeorar el dolor de los familiares y pidió paciencia para que el proceso de identificación se haga mañana en el tanatorio local.

Entretanto, los familiares están recibiendo apoyo sicológico de expertos.

El portavoz de la compañía privada aérea chipriota "Helios" en Atenas, Yorgos Dimitriu, confirmó que entre las víctimas hay 48 niños y que otros menores habían viajado en otro avión hacia Atenas desde Larnaca, en Chipre, y perdieron a sus padres en el vuelo accidentado.

Los portavoces de la compañía confirmaron que la mayoría de los pasajeros eran grecochipriotas, otros griegos y algunos de otras nacionalidades. El vuelo tenía destino en Praga con escala en Atenas.

Dimitriu descartó la posibilidad de que el aparato presentara problemas en el pasado de presión o refrigeración, como han sugerido pasajeros que han viajado en el avión en los últimos meses.

El Gobierno griego descartó la posibilidad de un secuestro del avión o de que la Fuerza Aérea griega lo hubiera derribado.

"No hay indicios de un secuestro y niego en forma categórica que haya sido derribado", declaro el portavoz oficial griego, Teodoros Rosopulos, después de tres horas de reunión ministerial encabezada por el primer ministro griego, Costas Caramanlis.

Dos cazas F16 despegaron de una base militar para acercarse al avión comercial cuando el aparato entró en el espacio aéreo griego y no respondió a los mensajes de la torre de control del aeropuerto internacional de Atenas Elefeterios Venizelos, adonde se dirigía para hacer una escala antes de proseguir a Praga.

Los cazas escoltaron al avión y sus pilotos comprobaron que volaba con el piloto automático.

El Gobierno griego está a la espera del informe de la compañía chipriota sobre la condición técnica del aparato para elaborar un informe sobre las causas del accidente.

Rosopulos no descartó la posibilidad de un fallo técnico en el sistema de presión o de refrigeración y los expertos en Atenas hacen conjeturas sobre el escape de gases tóxicos en la cabina y en el resto del avión.

En el lugar donde se estrelló el avión, un Boeing 737/300 con 115 pasajeros y seis tripulantes, los bomberos apagan los últimos focos del incendio forestal ocasionado con la caída del aparato.EFE