Presentado “La revolución de Dios”, primer libro Benedicto XVI

Por martes 11 de octubre, 2005

Ciudad del Vaticano, (EFE) – El Vaticano presentó hoy "La revolución de Dios", el primer libro de Benedicto XVI, que recoge todos los discursos del Papa durante la XX Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) celebrada del 18 al 21 de agosto en Colonia (Alemania), entre los que resaltan el de la Sinagoga Judía y a los musulmanes.

El libro fue presentado por el cardenal vicario de Roma, Camillo Ruini, y el presidente del Consejo Pontificio para los Laicos, el arzobispo Stanislaw Rylko, que precisaron que con el volumen se pretende facilitar a los jóvenes, sacerdotes, educadores y a todos en general los contenidos de los 12 discursos que pronunció el Papa en esos días.

Los discursos dedicados a los jóvenes, a los seminaristas y los dos pronunciados durante la Vigilia de la XX Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) y en la misa final ocupan la primera parte del libro. Después está la sección dedicada al diálogo interreligioso, con los discursos que pronunció durante la histórica visita a la Sinagoga judía y el leído ante las comunidades musulmanas.

Siguen los discursos dirigidos a los obispos alemanes y a las autoridades en la despedida. El libro se cierra con el discurso pronunciado ya en Roma el 24 de agosto, en el que Benedicto XVI hizo un balance del viaje a su Alemania natal.

En sus discursos, Ratzinger hizo un llamamiento a los musulmanes para trabajar juntos contra el terrorismo, condenó duramente el nazismo durante la visita a la Sinagoga de Colonia y reconoció "con vergüenza y dolor" el daño que causó Alemania en el siglo XX.

A los jóvenes advirtió contra el "boom de lo religioso" que convierte a la religión en un bien de consumo y afirmó que "si se exagera demasiado, la religión se convierte en un producto de consumo".

El Papa condenó ante los jóvenes los totalitarismos y afirmó que no son las ideologías las que salvan al mundo.

"No liberan al hombre, sino que les privan de su dignidad y lo esclavizan. No son las ideologías las que salvan el mundo, sino sólo dirigir la mirada al Dios viviente, que es nuestro creador, el garante de nuestra libertad, el garante de lo que es realmente bueno y auténtico", afirmó el Papa en el viaje.

El cardenal Ruini dijo hoy que Joseph Ratzinger supo combinar durante la visita a Colonia la apertura universal y la identidad católica y que en sus textos indica la cadena de transformaciones que cambian y renuevan el mundo.

Ruini recordó que Benedicto XVI ha dicho a los jóvenes que la Eucaristía tiene que convertirse en el centro de la vida y dar sentido al domingo, "día de Cristo, día del inició de la creación y día de la redención".

El Papa -añadió el cardenal vicario de Roma- subrayó en los discursos la apertura universal de la Iglesia, "como gran familia de Dios, que abraza a todos los continentes, las culturas y las naciones, el cielo y la tierra, el pasado, el presente y el futuro".

El purpurado aprovechó para denunciar que las revoluciones del siglo XX, "cuyos programas comunes era no esperar la intervención de Dios sino de tomar totalmente en las manos el destino del mundo, tenían inevitablemente que absolutizar lo que es relativo, sin tener en cuenta que la absolutización de lo relativo en vez de liberar al hombre la quita su dignidad y lo esclaviza".

El arzobispo Rylko dijo que Benedicto XVI en sus discursos ofreció elementos importantes para una preciso programa pastoral que se construye en torno a tres palabras claves: buscar, encontrar y adorar.

Rylko recordó que a la XX JMJ asistieron más de un millón de jóvenes provenientes de 197 países de los cinco continentes, 757 obispos y 9.000 sacerdotes. El grupo más numeroso fue el italiano, con 120.000 jóvenes y 104 obispos.

Un total de 27.000 voluntarios prestaron servicios y 6.600 periodistas de todo el mundo, de 4.000 medios de comunicación, siguieron el evento.

"La revolución de Dios" ha sido editado por la Librería Vaticana y Ediciones San Paolo.

En la primera edición, en italiano, se han editado 350.000 ejemplares, que serán distribuidos en 4.000 puntos de ventas. En fechas próximas saldrá en libro en 18 países. EFE