Presidente diputados en la cuerda floja por corrupción

Por lunes 5 de septiembre, 2005

Brasilia, (EFE).- El presidente de la Cámara de Diputados de Brasil, Severino Cavalcanti, un fiel aliado del presidente Luiz Inácio Lula da Silva, quedó hoy en la cuerda floja después de que cinco partidos exigieron que sea suspendido por presunta corrupción.

Cavalcanti, un folclórico líder ultraconservador, fue acusado por la empresa concesionaria del restaurante del Parlamento de exigirle 10.000 reales (4.167 dólares) a fin de asegurarle el contrato.

La semana pasada, Cavalcanti había generado polémicas al abogar por la aplicación de "penas blandas" a los legisladores que resulten culpables en los escándalos de corrupción que salpican al Partido de los Trabajadores (PT), de Lula, y a otros cinco de la coalición de gobierno.

El presidente de la Cámara Baja hizo esos comentarios en vísperas de que una comisión que investiga la retahíla de casos de corrupción denunciados en Brasil pidiera la destitución de 19 parlamentarios de la base oficialista.

Tras conocerse las denuncias sobre el restaurante del Congreso, líderes de cinco partidos opositores se reunieron hoy en Brasilia para analizar la situación.

La conclusión fue unánime y en ella se coincidió en que Cavalcanti no puede permanecer al frente del Congreso mientras es investigado, pues no habrá garantías de transparencia.

Lula destaca resultados económicos

Brasilia, (EFE).- El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, destacó hoy la buena marcha de la economía pese a la crisis generada por las acusaciones de corrupción contra el Partido de los Trabajadores (PT), que él fundó y que lo condujo al poder.

"Estamos viviendo un momento muy bueno en la economía. A pesar de la turbulencia política, la sociedad brasileña comprende que la economía necesita funcionar bien, porque así mejorará la vida de los 186 millones de habitantes del país", afirmó el gobernante en su programa semanal de radio "Desayuno con el presidente".

En el programa, que era quincenal y el mandatario decidió convertirlo en semanal, Lula destacó los indicadores económicos divulgados la semana pasada, como el crecimiento del 1,4 por ciento de la economía en el segundo trimestre del año en comparación con el primero.

Según el líder socialista, la economía brasileña está creciendo por encima de las expectativas del propio Gobierno, con una producción industrial y un crédito al consumidor crecientes, "lo que significa que la población está logrando comprar más".

Citó igualmente la balanza comercial, que ha registrado resultados récords y cuyo superávit ha crecido cerca del 29,5 por ciento en el último año.