Presidente FUDCI favorece política de empleo para no vidente

Por admin miércoles 16 de enero, 2008

SANTO DOMINGO.-Tras evaluar como positivo los trabajos a favor de los “discapacitados visuales” que realiza el Instituto Dominicano de las Telecomunicaciones (Indotel), el presidente de la Fundación Dominicana de Ciegos (FUDCI), licenciado José Manuel Paulino, abogó porque se implemente en el país, en alianza con el sector privado, “una política pública” que facilite empleos a no videntes que se han capacitado en el manejo de computadoras, como profesionales liberales y en oficios.

Paulino hizo un recuento de las personas discapacitadas visuales que se han preparado para entrar al mercado laboral gracias a la formación técnica que reciben en salas digitales instaladas por el Indotel en el Distrito Nacional, Bonao y Santiago.

Planteó que según las Naciones Unidas, los países en vía de desarrollo o subdesarrollados tienen 10% de su población con serios problemas de discapacidad, lo que quiere decir, que aquí en República Dominicana unas ochocientos mil personas “pueden sufrir limitaciones de diferentes patologías”.

“Ese segmento importante de la población dominicana procede lamentablemente de niveles extremo de pobreza, por cuanto no tienen acceso casi en su totalidad, a ningún servicio, sino que son dependientes de sus familiares y de acciones benéficas del Estado, con los convenientes que conlleva venir de un hogar con serias limitaciones y con la limitación que representa la ausencia de una política pública clara, coherente y efectiva”, expresó el licenciado Paulino.

Dijo que hace tiempo observó como los adelantos tecnológicos permitieron desarrollar programas que facilitaban a los no videntes el uso de las computadoras, pero que eso lo veía en Estados Unidos, Europa y Canadá y se preguntaba cuándo los dominicanos con discapacidad iban a disfrutar de estas tecnologías.

Paulino indicó que en sus esfuerzos trajo un programa de México, pero que era muy limitado y entonces la FUDCI trabajo el Llaus, herramienta que permitió a esa entidad proponer al Indotel la instalación de un centro de informática en la sede de la Fundación, donde los no videntes pudieran aprender a usar la computadora, dando así a un proyecto que tiene dimensión a nivel nacional.

“Afortunadamente encontramos en Indotel un dominicano (el doctor José Rafael Vargas) de alta sensibilidad humana, de una gran capacidad profesional y de un sentido político de lo que es la accesibilidad y de lo que deber una sociedad inclusiva de participación en equidad y en igualdad para todo el mundo”, enfatizó el presidente de FUDCI.

Manifestó que producto de ese esfuerzo existen ya recursos humanos necesarios para extender el proyecto de salas digitales para no videntes a las provincias que sean necesarias, dentro del esquema de crecimiento y desarrollo trazado por el doctor José Rafael Vargas, presidente del Indotel.

“Y ya decenas de personas ciegas están excelentemente entrenadas en el manejo de la computadora, tienen libertad en el uso de las mismas, de manera selectiva usar su programa Llaus que producen con creatividad el texto, lo corrigen, pueden socializarlo con personas videntes, imprimir, pueden manejar la Internet con toda libertad e intercambiar virtualmente con bibliotecas fuera del país”, indicó.

Paulino sostuvo que todavía, sin embargo, esta situación la disfruta un grupo de la élite en algunas instituciones y en algunos puntos geográficos del país.

“Pero lo importante es que estamos caminando, lo importante es que la persona ciega ya puede estudiar y puede manejar la computadora como alternativa que le da independencia en el uso de la misma, acezando a la información y al conocimiento como parte importante en el desarrollo de la comunicación en la República Dominicana”, enfatizó.

El presidente de la FUDCI advirtió, empero, que no es nada más prender la computadora, acceder al Internet, sino que hay que preguntarse para qué aprenden los no videntes a utilizar estas herramientas tecnológicas si no es para conseguir empleos.

Dijo que las personas con discapacidad, además de que aprenden a usar estas tecnologías para tener acceso a periódicos, a literatura y a la recreación, también las necesitan “para la inserción laboral que para nosotros es un punto importante que forma parte de la preocupación nuestra, de Indotel y de otras instituciones”.

Refirió que dos abogados no videntes que se graduaron en universidades del país, aprendieron a manejar la computadora conjuntamente con el sistema Braille como herramienta alternativa, lo que le permitió, en el caso del no vidente Robert Quiroz, a postular y acceder a la Escuela de la Judicatura, formando parte hoy del cuerpo de defensoría pública de la Fiscalía del Distrito Nacional, con excelente participación como profesional y sin limitaciones ninguna en su independencia como abogado y como abogado del organismo judicial.

Significó que también el licenciado Ángel Pujols, también no vidente, encamina esfuerzos para también entrar a la Escuela de la Magistratura.

“Pero aspiramos a que el acceso a la tecnología digital con el apoyo del Indotel y de otras instituciones, podamos implementar un sistema de inclusión laboral que es la meta, que el dominicano con discapacidad se sienta útil, utilizando la herramienta digital como punto de apoyo fundamental en el desarrollo del ser humano”, subrayó.

Paulino deploró que en el país exista “una deficiente política pública no producida por este gobierno, sino que por décadas hemos estado luchando para que nuestro gobierno tenga una política holística integral en donde los organismos públicos se complementen en un acción conjunta para trabajar con las personas con discapacidad”.

Señaló que el Indotel ha facilitado a favor de las personas con discapacidad visual las herramientas que están a su alcance, ha dado lo que tiene y lo que puede, “pero faltan otras cosas como complemento, como es en el campo de la transportación pública, de la accesibilidad, de las rampas, de los intérpretes para los compañeros sordos, y con esto la decisión inclusiva de dar los empleos a las personas con discapacidad”.

Pidió que se saque un porcentaje de los empleos del Estado, lo que entiende es de justicia hacerlo, para emplear a personas con discapacidad. “Y el Presidente de la República deberá recibir esa información y disponer administrativamente que todas las oficinas públicas puedan ser facilitadoras de empleos para discapacitados”, agregó.

Precisó que la Fundación de Ciegos tiene veinte abogados que cree, por ejemplo, que puedan ser empleados en diez secretarías. Añadió que también hay decenas de discapacitados visuales que han aprendido a usar la computadora, que aprenden masajes, a manejar una recepción y una radiocomunicación, por lo que es posible concienciar a los estamentos públicos de que nos den empleos.

“En consecuencia, amerita una política pública coherente en una alianza con el sector privado, vale decir, las asociaciones empresariales, INFOTEP, la Secretaría de Turismo y que todos juntos entonces, podamos complementar los esfuerzos que hace el Indotel, la FUDCI y otras instituciones, que preparan a personas con discapacidad y entonces tenemos la dificultad con la colocación laboral”, apuntó finalmente el presidente de la Fundación de Ciegos.

Paulino hizo el planteamiento en el Encuentro Nacional Pasando Balance a la Sociedad del Conocimiento en la República Dominicana, que se celebró en esta capital.