Primero adentro

Por Carlos Luis Baron martes 3 de julio, 2012

Lejos está aún la solución a los problemas internos del PRD como para anunciar acuerdos a nombre y en representación de ese partido con el Presidente electo de la República, Danilo Medina.

El ingeniero Miguel Vargas Maldonado puede tener, y confiar en seguir obteniendo ganancia de causa en los tribunales de la República, pero no debe dejar de lado la realidad de que las bases deben ser consultadas quieran o no quieran ambos liderazgo en pugna.

Y lo que menos quieren oír o saber en estos momentos las bases del partido blanco es firma de acuerdo de gobernabilidad o de cualquier otra cosa, cuando está en juego la unidad del partido y básicamente el hecho cierto de que no se puede seguir dirigiendo esa agrupación política como si fuera un feudo de un grupo de dirigentes de ambos bandos que han demostrado que en sus afanes no están la miseria y las grandes necesidades de los perredeistas de abajo.

Quiera o no entenderlo Miguel Vargas, no tiene en este momento el apoyo de las bases. Se le cuestiona y se le señala por muchas razones; Vargas Maldonado abandonó amigos y aliados y ha caido en brazos e ideas de gente que ni siquiera conocen al PRD.

Pero sobre todo y por encima de todo, y ya lo dijo el actual Vicepresidente de la República, hay que definir dentro del PRD a quién quieren y qué quieren las bases de ese partido, como se vuelve a la institucionalidad interna, todo lo demás es asunto personal o politiquero.

La realidad de un lado y de otro es que las bases deben ser convocadas de urgencia,o de lo contrario no hay salida a la crisis de un partido dolido y perjudicado por malas actuaciones de quienes osan dirigirlo sin consultar las mayorías, o sea sin respeto por el libre juego de lo que es la democracia.