Principales datos de las elecciones parlamentarias iraquíes

Por miércoles 14 de diciembre, 2005

Bagdad, 14 dic (EFE).- Más de 15 millones y medio de iraquíes están convocados mañana, jueves, a las urnas para elegir a los diputados del nuevo Parlamento del país, que debe poner punto y final a la transición política ideada por EEUU.

Un total de 5.500 centros electorales -en los que se han dispuesto 33.000 urnas- abrieron las 07.00 hora local (04.00 GMT) y cerrarán doce horas después.

Esta es la tercera convocatoria electoral del año en Irak, que el 30 de enero eligió un parlamento provisional y que el 15 de octubre ratificó, en referéndum, la nueva Constitución del país.

Un total de 120.000 observadores de los diferentes grupos políticos están acreditados para comprobar la limpieza de los comicios.

Irak está dividido en dieciocho provincias: Dahuk, Suleimaniya, Erbil (en el Kurdistán iraquí), Nínive, At Tamim, Salahedin, Diyala, Al Anbar, Bagdad, Kerbala, Babel, Wasit, Misan, Al Qadisiyah, An Nayaf, Dhi Qarm, Basora y Al Muthanna, en las que viven cerca de 27 millones de personas.

Los iraquíes podrán elegir entre 7.655 candidatos pertenecientes a 228 grupos políticos -18 de ellos coaliciones-, que compiten en busca de los 275 escaños que componen la Cámara, que ya no será de transición.

Un total de 45 escaños están reservados, no obstante, para las comunidades más minoritarias, como las distintas corrientes cristianas -que suponen un tres por ciento de los 26 millones de habitantes del país- o los sabeos y los zaidíes.

Entre las listas, la gran favorita es la Alianza Unida Iraquí (AUI), que encabeza Abdelaziz al Hakim, líder del principal grupo chií de Irak.

En su seno concurre también el actual primer ministro, el también chií Ibrahim al Yafari, cabeza del partido radical Ad-Dawa.

Su principal rival es la coalición formada por su predecesor, Iyad Alaui, jefe del Gobierno de dirigió el país entre la devolución de soberanía por parte de EEUU y la celebración de las primeras elecciones.

El tercer político chií en discordia es el controvertido Ahmad Chalabi, viceprimer ministro, líder del partido del Congreso Nacional Iraquí y favorito de EEUU antes de la guerra.

Ninguno de los tres cuenta con el apoyo explícito del líder espiritual de los chiíes en Irak, el gran ayatolá Alí Al Sistani, quien esta vez se ha mantenido al margen del proceso.

Los suníes, por su parte, compiten agrupados en la coalición Frente de Consenso Iraquí, fundada el pasado octubre y liderada por el Partido Islámico de Irak, principal agrupación suní de este país.

Los kurdos, por su parte, vuelven a concurrir en la alianza Lista Kurda, en la que figuran sus dos principales partidos, la Unión Patriótica del Kurdistán y el Partido Democrático del Kurdistán.

El Ministerio iraquí del Interior ha adoptado medidas de seguridad sin precedentes para evitar acciones terroristas, incluido el toque de queda de las 22.00 a las 06.00, y el cierre de las fronteras y los aeropuertos, medida que será aplicada hasta el viernes.

Además, la policía ha establecido puestos de control en las entradas de las 18 provincias de Irak que restringen el movimiento de los viajeros, mientras que se ha reforzado la seguridad alrededor de los colegios electorales y las instalaciones vitales en todo el país. EFE