Procesan por masacres a Montesinos y su “escuadrón de la muerte”

Por miércoles 17 de agosto, 2005

Lima, 17 ago (EFE).- La justicia peruana sentó hoy en el banquillo de los acusados al ex asesor presidencial Vladimiro Montesinos, varios ex jefes militares y los integrantes del grupo paramilitar Colina por la muerte de 35 personas.

La primera Sala Penal Especial de la Corte Superior de Lima dio inicio al denominado "megajuicio" contra 57 personas por varias masacres cometidas a comienzos del Gobierno del presidente Alberto Fujimori (1990-2000), en plena guerra contra la subversión.

Montesinos y el ex comandante general del Ejército Nicolás Hermoza se enfrentan a 35 años de prisión por haber supuestamente promovido la creación del Grupo Colina, considerado un "escuadrón de la muerte".

La acusación contra el grupo Colina incluye los delitos de homicidio calificado, lesiones graves, desaparición forzada y tortura.

En un intento por retrasar el inicio del juicio, los abogados de los procesados presentaron hoy diversos recursos que solicitaban la suspensión del proceso por motivos secundarios.

Los distintos hechos que se juzgan se concentran en un sólo proceso por el secuestro y desaparición de nueve habitantes del distrito del Santa; del periodista Pedro Yauri; de un profesor y nueve estudiantes de la universidad La Cantuta, y la masacre de otras quince personas en Barrios Altos.

Todos estos crímenes ocurrieron entre 1991 y 1992, y supusieron en total la muerte de 35 personas, entre ellas varios niños.

De hecho, la petición de extradición de Fujimori, quien renunció a su cargo en 2000, cuando se encontraba en Japón, se basa en los casos de La Cantuta y Barrios Altos.

En estos casos, la Justicia militar condenó a los integrantes del grupo Colina ante la presión social, aunque posteriormente, en 1995, Fujimori los amnistió.

Según las investigaciones, el "escuadrón de la muerte" actuó con el fin de eliminar a supuestos miembros de la banda armada Sendero Luminoso en los años en que la violencia terrorista llegó a su punto álgido.

En las inmediaciones de la Base Naval del Callao, donde comenzó hoy la audiencia, familiares de las víctimas y organizaciones de derechos humanos se reunieron para reclamar justicia.

Al grito de "¡Colina asesinos, matan hasta niños!", los manifestantes demandaron drásticas sanciones para los ex militares implicados en los abusos.

"El escuadrón de la muerte" se formó en 1991 bajo el patrocinio del ex asesor Montesinos y con el capitán Santiago Martin Rivas como su jefe operativo.

El procurador peruano anticorrupción, Antonio Maldonado, dijo a EFE que éste "es el caso más emblemático, donde esperamos la sanción a los creadores y a los agentes instrumentales, porque nunca se ha sancionado de modo eficaz a un grupo paramilitar en el país".

"Es la oportunidad histórica de la justicia peruana para vencer la curva de la impunidad", agregó.

Maldonado explicó que "la estrategia del Estado está dirigida a establecer que hubo una asociación ilícita para delinquir y cometer graves delitos de derechos humanos en un contexto de control, dirigido, inspirado y encubierto por Fujimori".

El procurador cuenta como asesores en el juicio a los ex presidentes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, el chileno Claudio Grossman y el estadounidense Robert K. Goldman, así como al experto mexicano Santiago Corcuera.

En 1999, la comisión interamericana recomendó al Estado peruano iniciar una investigación civil para sancionar a los responsables de la matanza de La Cantuta, lo que permitió reabrir el caso en Perú y volver a detener a los integrantes del Colina.

Gisella Ortiz, una portavoz de los familiares de La Cantuta, declaró a EFE que "trece años después, la justicia se está abriendo paso y esperamos una sentencia que ratifique la responsabilidad del grupo Colina".

Consideró además que "después de tanto tiempo de lucha, le estamos arrancando al poder nuestro derecho a la justicia, porque queremos que la muerte de nuestros familiares no quede impune". EFE