Promotores isla artificial no han presentado a Medio Ambiente estudios impacto ambiental

Por martes 6 de diciembre, 2005

El secretario de Medio Ambiente, Max Puig, reveló que aún no tiene en su poder la solicitud de los inversionistas del proyecto de Isla Artificial con los términos de referencia para la elaboración del estudio de impacto ambiental, cuyos gastos deberán ser cubiertos por la empresa promotora. El funcionario informó que “hasta la semana pasada nosotros no habíamos recibido la solicitud de los términos de referencia”.

Puig explicó que entre los términos de referencia, el consorcio debe presentar el propósito, las características del trabajo que quiere y pretende hacer para que las autoridades puedan elaborar el estudio de impacto ambiental.

Dijo que sobre la base del conocimiento de las características del proyecto y de la valoración de la solicitud y, de manera individual, es que la Secretaría de Medio Ambiente estable los términos de referencia. Señaló que por la complejidad del proyecto se requiere de un estudio de impacto ambiental muy pormenorizado.

Entrevistado en el programa televisivo El Día, que la cartera de Medio Ambiente aún desconoce de donde la empresa responsable del proyecto extraerá los 12 millones de metros cúbicos de material que se requerirá para construir la isla en el Mar frente al Malecón de Santo Domingo.

En ese sentido, Puig descartó que el material extraído de la primera línea de construcción de Metro, que representaría alrededor de 70 mil metros cúbicos, pueda ser utilizado para la construcción porque esto representa una ínfima cantidad del material requerido y, porque además, esa no es una solución factible en términos de transportación del material.

Aclaró, sin embargo, “todo lo que estoy diciendo es por referencias indirectas, porque la empresa promotora todavía no ha hecho ni este, ni ningún otro tipo de planteamiento técnico a la Secretaría de Estado de Medio Ambiente, en su momento cunado se hagan los planteamientos se estudiarán, evaluarán y se responderá”.

Informó que los promotores del proyecto tienen la idea de producir un dragado en algunos puntos del litoral dominicano para extraer del fondo marino el material para la construcción del terreno. En ese sentido, el funcionario precisó que esa solución merece un estudio ambiental pormenorizado, “todo esto tiene que ser ponderado y estudiado”.

Indicó que el país no tiene todos los elementos para realizar un estudio ambiental para la ejecución de un proyecto de esa categoría, por lo que la empresa en cuestión deberá costear los gastos de estudio. Max Puig, además, habría informado a los responsable del proyecto de Isla Artificial que sea el gobierno quien elija dicha empresa, a lo que el presidente y promotor del proyecto, Eulogio Santaella, se mostró dispuesto a aceptar, en su participación previa en el mismo programa.

El funcionario consideró que los impactos ambientales de este proyecto pueden se “muy importante, muy graves”. Aseguró que este es un caso complejo. Previo a la participación de Max Puig al programa televisivo, estuvo el ingeniero Eulogio Santaella, presidente y promotor del proyecto, quien reiteró que el mismo es de inversión netamente privada y que el Estado no tendrá que asumir ningún tipo de riesgos.

Precisó que la construcción de la isla tendrá una inversión de 500 millones de dólares, y que un metro cuadrado de dichos terrenos tendrá una valor de entre 600 a 700 dólares. Estima que estos serán precios competitivos con relación a otros proyectos inmobiliarios que se han levantado en el país