Prosigue retirada oposición, aunque no deslegitimará Parlamento

Por viernes 2 de diciembre, 2005

Caracas, 2 dic (EFE).- En el último día de campaña para las elecciones del próximo domingo en Venezuela continuó la retirada de candidatos, pese a que el Supremo confirmó que el Parlamento que salga de los comicios no quedará deslegitimado por la ausencia de la oposición.

El presidente del Tribunal Supremo de Venezuela (TSJ), Omar Mora, aseguró hoy que las elecciones no se pueden suspender por "capricho" de sectores políticos, y que su renuncia a participar "no restará legitimidad" a la nueva Asamblea Nacional (AN).

La AN consta de 165 escaños, 86 ocupados por el oficialista "Bloque del Cambio" y 79 por la oposición, y pasará a 167 por el aumento de la población en algunas circunscripciones.

Portavoces del Consejo Nacional Electoral (CNE) dijeron a EFE que el plazo para la retirada oficial de candidaturas concluyó hoy a las 16.00 horas locales (20.00 GMT).

El presidente del organismo, Jorge Rodríguez, informó por otra parte en rueda de prensa de que de los 5.516 candidatos inscritos se ha retirado el cinco por ciento, más de la mitad de los de la oposición, que representan el nueve por ciento del total, según dijo el jueves el presidente Hugo Chávez.

El 4 de diciembre, 14,5 millones de venezolanos podrán acudir a las urnas a partir de las 09.30 GMT para elegir los 167 diputados de la Asamblea, hasta 2010, así como a doce representantes en el Parlamento Latinoamericano y cinco del Parlamento Andino.

"Las elecciones del domingo tienen rango constitucional y son legítimas en su origen", añadió Mora tras invitar a los ciudadanos a participar "masivamente" en la consulta.

Los comicios se celebrarán bajo observación de más de 400 expertos electorales internacionales, encabezados por la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea (UE).

A lo largo de la semana retiraron sus candidatos el partido socialdemócrata Acción Democrática, el socialcristiano COPEI, los de centro-derecha Proyecto Venezuela y Primero Justicia, y el regional Un Nuevo Tiempo (UNT).

Todos llamaron a la no participación del electorado, como muestra de repulsa al CNE, que acusan de pro gubernamental, además de rechazar el sistema de votación electrónico, porque aseguran que no garantiza el secreto del sufragio.

"Vamos a ver si van a inventar multitudes", dijo hoy el secretario general de AD, Henry Ramos, e insistió en denunciar supuestas irregularidades del CNE en los últimos procesos electorales.

También rechazó como "abuso grosero" las campañas institucionales a favor del voto por organismos estatales, como la empresa Petróleos de Venezuela SA (PDVSA).

Hasta hoy permanecen en la contienda, además de los candidatos oficialistas y diversos partidos regionales, otros dos grupos parlamentarios opositores de centro-izquierda: Movimiento al Socialismo (MAS) y La Causa Radical (LCR).

El secretario general del MAS, Leopoldo Puchi, afirmó que su grupo participará en el juego democrático para garantizarse un "espacio político futuro" y desmarcarse "de una política errónea, adoptada de forma precipitada".

Antes de la retirada de candidatos, todas las encuestas ya presagiaban un nuevo amplio triunfo del oficialismo, junto a una gran abstención, que la oposición espera supere ahora el 80 por ciento.

En las elecciones legislativas previas de 2000, la abstención fue del 47 por ciento.

Desde su llegada al poder en 1999, el izquierdista gobernante venezolano ha ganado con rotundidad una decena de consultas electorales, incluido el referendo revocatorio de agosto de 2004, avalado por la OEA y el estadounidense Centro Carter.

El Gobierno venezolano considera que el boicot electoral por la mayor parte de la oposición obedece a que da por segura su derrota y a una estrategia dirigida desde EEUU para deslegitimar el próximo Parlamento y desestabilizar el país.

"Se retiraron de la batalla electoral y ahora nacerá una nueva oposición democrática y autónoma que no estará dirigida por Washington", dijo el vicepresidente, José Vicente Rangel, tras lamentar la renuncia a participar de grupos opositores. EFE