Pruebas de autos son destructivas para desierto californiano

Por miércoles 23 de noviembre, 2005

México, 23 nov (EFE).- Autoridades de México y Estados Unidos cooperarán para reducir el impacto destructivo de las pruebas de automovilismo en el desierto de Baja California, dijo hoy el Instituto estatal de Arqueología del estado mexicano en un comunicado.

Las carreras han dañado el desierto y su arqueología, señaló el Instituto mexicano sobre el convenio con la oficina de parques de California (EEUU) tomado durante el encuentro "Frontera dominica y Franciscana: la Alta y Baja California".

Mediante este acuerdo, los organismos tomarán acciones para combatir los "factores destructivos y de alto impacto" que representan las carreras "Baja 500" y "Baja 1.000".

En estas pruebas, vehículos todoterreno y motocicletas cruzan el desierto en recorridos descontrolados que dañan al ecosistema y los vestigios de culturas pasadas, "como los geoglifos, campamentos estacionales, formaciones geológicas, flora y fauna" de la península mexicana.

Los geoglifos son senderos de formas geométricas, antropomorfas y abstractas que la cultura "cucapa" usaba en sus ceremonias rituales, y los campamentos son sitios donde hay vestigios arqueológicos de hasta 1.500 años de antigüedad.

Como formaciones geológicas se califica la "pavimentación del desierto" formado por rocas de colores pulidas por la erosión y que pueden perderse ante el paso descontrolado de los vehículos, señaló el instituto mexicano en su nota. EFE