Pujols asume liderazgo de Cardenales con el acierto de su bate

Por domingo 9 de octubre, 2005

Houston (EEUU), 9 oct (EFE).- El bateo certero y oportuno del primera base dominicano Albert Pujols, pero sobre todo su carácter de líder del equipo, lo convirtieron en el protagonista de la jornada al abrir el camino de los Cardenales de San Luis para que se convirtieran en el segundo equipo de las Grandes Ligas en pasar a la serie por el título de la Nacional. En el otro juego de la jornada divisional, el curazoleño Andruw Jones sigue manejando bien el bate y remolcó carrera para los Bravos de Atlanta, en causa perdida.

En San Diego, la experiencia de Pujols y la seriedad con que asume su papel dentro del diamante, lo ha convertido en uno de los líderes de los Cardenales, y aun cuando su labor parece modesta, es el único que guía, motiva e impulsa a San Luis.

Los Cardenales, guiados por Pujols, vencieron 7-4 a los Padres de San Diego y "barrieron" la serie al mejor de cinco, lo que les da derecho a jugar por el título de la Liga Nacional, ante el ganador de los Astros de Houston y los Bravos.

El nacido en Santo Domingo, viajó tres veces a la caja de bateo y pegó dos imparables, anotó una carrera y remolcó una, pero fue quien dio movilidad a la pizarra en favor de los Cardenales.

En la parte alta del primer episodio quedó constancia del liderazgo de Pujols, que con sencillo remolcó la primera carrera del partido.

El dominicano, que dejó en .556 su promedio con el madero, en cada partido deja constancia de su objetivo: "no me importa que los reflectores estén sobre mí, sino hacer algo para que mi equipo gane".

El receptor puertorriqueño Yadier Molina también tomó parte en la ofensiva de los Cardenales, al irse de 5-2 con dos remolcadas, mientras que el tercera base dominicano Abraham Núñez tuvo cinco oportunidades en la caja de bateo, pegó dos incogibles y pisó una vez la registradora.

En causa perdida, el receptor venezolano Ramón Hernández hizo sonar el madero en el octavo episodio sobre su compatriota Julián Tavarez, sin gente en el camino.

Hernández, que se voló por primera vez la cerca en la presente serie de postemporada viajó dos veces al plato, pegó dos imparables, incluido su jonrón, remolcó una y anotó una para dejar en .455 su promedio con el madero.

En Houston, el guardabosques dominicano Willy Taveras pisó una vez la timbradora y colaboró para que los Astros vencieran 7-3 a los Bravos.

La victoria permitió a los Astros ponerse en ventaja de 2-1 en la serie divisional de la Liga Nacional.

En caso de conseguir un triunfo más, Houston deberá enfrentarse a los Cardenales de San Luis por el título de la Nacional.

Taveras hizo cinco viajes a la caja de bateo, y pegó dos incogibles, y fue remolcado una vez a la timbradora para anotar una de las siete carreras de Houston.

En causa perdida, el curazoleño Jones sigue manejando bien el bate y aun cuando en esta ocasión no botó la pelota del parque, el acierto de su bateo le permitió pegar doblete y remolcar una carrera.

La colaboración de Jones, que ha pegado un cuadrangular en la presente serie para reafirmar su condición de campeón jonronero en temorada regular, con 51, no fue suficiente y su equipo cargó con la derrota.

Jones tuvo cuatro oportunidades con el bate, pegó tres incogibles, uno de ellos doblete, con el que impulsó una carrera, para sumar cuatro en la postemporada.EFE