Pujols es un líder al que le gusta el anonimato

Por jueves 6 de octubre, 2005

San Luis (EEUU), (EFE).- La experiencia del primera base dominicano Albert Pujols podría ayudar a que los Cardenales de San Luis se hicieran con el segundo triunfo en la serie divisional sobre los Padres de San Diego. Además de contar con elementos valiosos en su "roster", como el guardabosques Jim Edmonds, o el jardinero Reggie Sanders, el héroe del primer partido que pegó grand slam, entre otros, los Cardenales cuentan con Pujols, que ha estado en los "playoffs" por quinta ocasión en los últimos seis años.

El primera base de los Cardenales, calificado como uno de los mejores bateadores de las Grandes Ligas en estos momentos, tuvo una discreta actuación en el primer juego de la serie divisional, yendo tres veces a la caja de bateo y pegó un imparable, además de anotar un par de carreras.

Pero el dominicano podría explotar el poder de su bate en los próximos juegos contra los lanzadores de los Padres, y él lo sabe. "Hay una forma de ser mejor cada vez en lo que uno hace", dice el inicialista, quien agrega que "es necesario tener el suficiente coraje para hacerlo".

Pujols lo ha demostrado ya que en cuatro de esas cinco apariciones en postemporada ha tenido actuaciones destacadas con el madero.

El dominicano, de sólo 25 años de edad, ha logrado maravillosos números en las estadísticas, y en las cinco campañas en que ha participado nunca ha bateado por debajo de porcentaje de .314, jonroneado menos de 34 ocasiones o impulsado menos de 117 carreras.

A Pujols sólo lo han superado con más de 100 anotaciones remolcadas en sus primeras cinco temporadas, como Ted Williams, Joe DiMaggio y Al Simmons. Los tres son integrantes del Salón de la Fama.

Hal McRae, entrenador de bateo de los Cardenales, asegura que, contrario a lo que dice Pujols, él no ve que haya precisamente coraje en el dominicano. El calificaría la actitud de Albert como de "determinación" para hacer las cosas.

"Esa es su forma de actuar", dice McRae, quien agrega que Pujols "quiere lograr mucho, tiene muchos objetivos, pero no le gusta mucha hablar sobre eso".

McRae considera que esa es una de las claves del éxito de Pujols porque "si tienes metas muy altas, te puede llevar tiempo lograrlas, pero es una forma de tener motivaciones, y él las tiene, y va alcanzando sus objetivos, pero de eso no habla mucho", dice.

Después de cinco años en las Grandes Ligas, Pujols se mantiene fiel a sus objetivos deportivos, y aun cuando no habla demasiado de sus logros, ha demostrado que está más interesado en hacer algo por su equipo, que en bienes como el dinero o los premios, o en convertirse en un objeto de "marketing".

"No se trata de lo que yo quiera", dice el dominicano. "Se trata de lo que puedo hacer para que mi equipo gane. Realmente no me importa recibir tantas atenciones, mi nombre no algo grandioso, y eso está bien".

Tony La Russa, el entrenador, dice sentirse orgulloso de su primera base, pero decepcionado porque cree que, como en otras ocasiones, no ganará el premio Jugador más Valioso (MVP).

"En otras ocasiones estuvo Barry Bonds en el camino, ahora es el curazoleño Andruw Jones", y agrega, sin embargo, que Jones se encuentra 67 puntos debajo de Pujols.

Pero Jones, que pegó 10 jonrones más y remolcó 11 carreras más, está en un equipo, los Bravos de Atlanta, que sufrió por la cantidad de lesiones que tuvieron sus jugadores, y aun Jones lo ayudó a llegar a la postemporada.

"Pujols – dice La Russa- es un jugador que durante todo el partido ha dominado. Corre para ganar partidos, roba bases (ha robado 16), juega a la defensa como un ganador del Guante de Oro, y se ha convertido en un líder dentro del equipo".

Dice que aun cuando su aportación parezca modesta, "con dos imparables y dos impulsadas, él ha hecho más que eso, motivar a los corredores y alos bateadores, y ayudarnos a ganar".

Hace poco La Russa calificó al dominicano como el mejor bateador joven que él haya dirigido.

La actitud de Pujols, dice La Russa, es la que lo ha llevado a ser un jugador clave en la novena de San Luis.

Pujols sólo se aferra a sus ideas, y dice que "mi trabajo no es pedir que los reflectores estén sobre mí, mi trabajo es ganar".

El dominicano, desde prácticamente el anonimato, ha contribuido en gran medida a llevar a los Cardenales a la postemporada y a ganar el primer partido divisional por 8-5 sobre los Padres.

El jueves Pujols tendrá nuevamente otra dura tarea, no sólo ser productivo para el equipo, sino liderar desde su condición de anónimo a sus compañeros para aumentar la ventaja a 2-0 a los Cardenales en su serie al mejor de cinco.

El partido entre Cardenales y Padres se disputará mañana, jueves, en el Busch Stadium de San Luis, a partir de las 4:05 hora del Este, con los abridores Mark Mulder (16-8, 3.64) para los Cardenales y el dominicano Pedro Astacio (6-10, 4.69) para los Padres.EFE