Pujols lidero a San Luis y Ozuna simbolizo el triunfo de Chicago

Por jueves 13 de octubre, 2005

Houston (EEUU),(EFE).- La presencia de liderazgo que ha impuesto el primera base dominicano Albert Pujols se hizo presente una vez más y con su carisma no sólo impulsó a los Cardenales de San Luis, que se hicieron de la ventaja en la serie por el título de Liga Nacional, sino que se convirtió en uno de los protagonistas de la jornada de las Grandes Ligas.

Si en la Nacional, Pujols fue una de la figuras que brillaron, en la Americana el dominicano Pablo Ozuna representó el triunfo de los Medias Blancas de Chicago, que empataron la serie ante los Angelinos de Los Angeles al llevar en sus botines la carrera que marcó la victoria con polémica.

Pujols nuevamente fue la figura discreta de los Cardenales que les motiva a ganar, y en el primer partido de la serie contra Houston impulsó una carrera dentro de un racimo de dos en la quinta entrada.

El dominicano nacido en Santo Domingo, que sigue marcando la pauta de los Cardenales, viajó tres veces a la caja de bateo y en el quinto episodio pegó sencillo al jardín central para impulsar a David Eckstein con la quinta y definitiva carrera de San Luis.

Pujols, que sentenció con su bateo sobrio y oportuno el primer triunfo de los Cardenales en la serie, dejó en .333 su promedio con el madero.

"Era la victoria que queríamos conseguir y lo hicimos con un buen trabajo de equipo", comentó Pujols. "Ahora la meta es ponernos con la ventaja de 2-0 para luego viajar a Houston sin presión".

Su compatriota el tercera base Abraham Núñez hizo timbrar la registradora con la cuarta anotación de San Luis, remolcado por Eckstein, en el quinto episodio.

Núñez también tuvo tres oportunidades con el madero, pegó dos imparables y anotó una carrera para los Cardenales.

El receptor puertorriqueño Yadier Molina se fue de 3-0, para el equipo de San Luis.

En el juego de la Liga Americana, celebrado en Chicago, la velocidad de Ozuna marcaron la diferencia en la victoria de los Medias Blancas por 2-1 sobre los Angelinos.

Ozuna pisó la registradora en la parte baja de la novena entrada y anotó la carrera de la diferencia con que los Medias Blancas igualaron 1-1 la serie al mejor de siete.

El dominicano saltó a la inicial para correr por A.J. Pierzynski, que se había embasado en medio de la polémica porque le habían señalado en tercer "strike", pero luego no se lo contaron para quedar "out", que hubiese sido el tercero del episodio.

Sin el "out", el partido siguió para que llegase Joe Crede y pegase doble que permitió a Ozuna, ya colocado en la segunda base, que había robado, llegar hasta la registradora para marcar la diferencia en el partido.

"No tengo nada que ver con la polémica, lo único que se es que tenía que jugar agresiva en el robo de la segunda base lo hice perfecto y luego el doble de Crede me permitió anotar también fácil la carrera del triunfo", declaró a EFE Ozuna.

Los botines de Ozuna permitieron que Chicago respirara ya que evitó una segunda derrota seguida en la serie, y una desventaja que habría sido más difícil de remontar con los próximos tres partidos de la serie a disputarse en Anaheim (California).

Su compatriota, el parador en corto Juan Uribe viajó tres veces a la caja de bateo y pegó un imparable, sin impulsar ni anotar.

Los Angelinos confiaron en el brazo del cerrador venezolano Kelvim Escobar, pero éste fue sorprendido con la polémica decisión arbitral, el batazo de Crede y la carrera de Ozuna para cargar con la derrota.

Escobar enfrentó a 11 bateadores, sacó los últimos ocho outs en 39 lanzamientos, 27 de ellos colocados en la zona de strike, pero permitió tres imparables y una carrera y ponchó a cinco para dejar su marca en 0-1 en la presente serie ante Chicago.

En la ofensiva, los Angelinos contaron con el parador en corto colombiano Orlando Cabrera que tuvo cuatro oportunidades con el bate y pegó dos incogibles, sin producción.

El receptor puertorriqueño José Molina hizo tres viajes para enfrentar a los lanzadores de Chicago, y sólo una vez hizo contacto con el bate.

Su hermano Bengie Molina, que salió como bateador designado, se fue de 3-0, al igual que el guardabosques derecho dominicano Vladimir Guerrero.EFE

rl