Puntos más importantes del acuerdo NBA con jugadores

Por Abraham Montero jueves 15 de diciembre, 2016

EL NUEVO DIARIO, EEUU.- La paz laboral llega a la NBA tras una negociación mucho más sencilla y menos dramática que la de siete años atrás. Con el acuerdo entre liga y sindicatos ya anunciado y casi cerrado (a falta de aprobación definitiva de propietarios y jugadores), los primeros puntos importantes se han empezado a filtrar. Estos son los aspectos clave del convenio colectivo que entrará en vigor a partir del 1 de julio de 2017.

Contratos más largos para estrellas

La NBA no ha ocultado su deseo de dificultar los “superequipos” en los que jugadores de élite se alían en busca de un anillo, como los Heat con LeBron James o los Warriors actuales. Para ello, el nuevo convenio facilitará que los equipos puedan retener más fácilmente a sus mejores jugadores que vayan a salir al mercado como agentes libres no restringidos.

En concreto, cada equipo podrá elegir a un jugador veterano (es decir, no sujeto a un contrato de novato) para ofrecerle una renovación por seis años, en lugar del máximo actual de cinco. Para ser elegible, este jugador tendrá que cumplir una serie de requisitos, según Zach Lowe de ESPN, como haber sido seleccionado para alguno de los mejores quintetos de la temporada.

Esta posibilidad llega tarde para Oklahoma City, que hubiera podido hacer una oferta más competitiva a Kevin Durant el pasado verano. Eso sí, los Thunder podrán beneficiarse en 2018 con Russell Westbrook, al mismo tiempo que los Pacers con Paul George o los Kings con DeMarcus Cousins en otras situaciones en las que la franquicia puede perder sin compensación a su mayor estrella.

Sueldos más elevados

Una buena parte de los contratos NBA se elevarán de forma sustancial a partir del próximo verano. Esto incluye a los contratos fijados por convenio colectivo (el mínimo salarial, los de novatos de primera ronda y las excepciones bianuales y de nivel medio) que se aprovecharán de la lluvia de millones recibida en la NBA por el nuevo contrato televisivo.

Según Sports Illustrated, el salario mínimo subirá un 45% desde el primer año, pasando de algo más de $543.000 para jugadores de primer año en 2016-17 a cerca de $800.000 con el nuevo acuerdo. El salario medio en la NBA rondará los $8,5 millones anuales, llegando a los $10 millones en 2020-21. Para colmo, los topes salariales serán menos estrictos que en el último convenio, ayudando a mejores contratos para los jugadores.

Ventajas para treintañeros

El presidente del sindicato de jugadores es Chris Paul y su vicepresidente primero es LeBron James. Ambos están entre los mejores jugadores de la NBA y tienen 31 años de edad. En ese contexto, no es de extrañar que uno de los puntos reformados con el nuevo convenio sea la de la “Over-36 Rule”, que hasta ahora limitaba los contratos por el salario máximo de las estrellas con la treintena avanzada.

Esa regla impedía a los equipos NBA ofrecer un contrato por el máximo salarial y cinco temporadas de duración si el jugador va a cumplir 36 años durante ese acuerdo. Con la nueva reforma, ese máximo es ahora de 38 años, algo que beneficiará de forma inmediata a las estrellas que aún siguen en la cúspide con 30 años ya cumplidos.

Dos puestos más en plantilla

Con el nuevo convenio, cada equipo pasará a tener formalmente un máximo de 17 jugadores en plantilla, en lugar de los 15 actuales. La NBA creao un contrato “híbrido” con los de la D-League para los dos puestos extra en plantilla. Estos dos jugadores podrán subir y bajar desde la liga de desarrollo sin que el equipo NBA pierda sus derechos.

Actualmente, todo jugador que no esté bajo uno de los 15 contratos máximos que permite la liga es, formalmente, agente libre para cualquier equipo NBA, además de poder negociar también en cualquier momento su marcha al baloncesto internacional. El nuevo convenio, por tanto, permitirá mayor control de las franquicias sobre sus dos jugadores designados con el nuevo tipo de contrato.

Sin cambios en el draft… todavía NBA y jugadores se encontraron en el punto medio sobre sus preferencias en la edad mínima para presentarse al draft. Adam Silver, comisionado de la liga, no ha ocultado su deseo de elevarla a 20 años, o a dos años de universidad. Por su parte, el sindicato de jugadores desearía rebajarla a los 18, permitiendo que los jugadores puedan saltar de “high school” a profesionales sin pasar por la NCAA, como era posible hasta mediados de la pasada década.

De momento, la normativa no cambiará, permitiendo a los jugadores saltar a la NBA con 19 años. Pero este punto no está todavía cerrado. Ambas partes podrían renegociar esta regla durante la duración del actual convenio, dejando la puerta abierta a un cambio antes de 2023.

Una de las ideas del sindicato que pueden discutirse en un futuro cercano, según NBA.com, es el “zero and two”, que permitiría dar el salto a los jugadores salidos de “high school”, pero evitaría que los que se decidan por ir a la universidad sean elegibles para la NBA hasta el final de su segundo año.

Una pretemporada más corta

Siguiendo la tendencia de este año, las pretemporadas de aligerarán a partir de 2017-18. Ningún equipo disputará más de seis partidos antes de arrancar una temporada regular que, además, comenzará una semana antes. De esta forma, la NBA intenta crear un calendario menos condensado y evitar los “back-to-backs” en la pedida de los posible.

Otro objetivo será reducir o eliminar al completo las series de 4 partidos en 5 días, considerado como los tramos más exigentes de la temporada para los jugadores. Los equipos pierden partidos de pretemporada en los que hacían algo de caja extra, pero a la vez podrán reducir el desgaste y los descansos en plena temporada de sus estrellas.

Beneficios médicos para ex-jugadores

Uno de los puntos en los que el sindicato ha puesto más énfasis es en la situación de los jugadores retirados. La liga empezará a financiar un programa de ayuda a jugadores con al menos tres años de experiencia incluso antes de que el nuevo convenio entre en vigor. Según Associated Press, estos beneficios entrarán en vigor el 1 de enero de 2017, seis meses antes que el resto del acuerdo entre liga y jugadores.

Para la NBPA, conseguir un acuerdo en este punto fue tan importante que sirvió para resolver el escollo más delicado del convenio de 2010: el reparto de los ingresos relacionados con el baloncesto. El sindicato renunció a recuperar lo perdido en aquella negociación, manteniendo este reparto en alrededor del 49% y el 51% (variable en función de los ingresos totales de la liga) entre jugadores y propietarios.

Derechos de imagen

Otra victoria de los jugadores será el control de sus derechos de imagen. Hasta ahora, la NBA tenía la potestad de comercializar por su cuenta la imagen y los nombres de sus jugadores, desde anuncios de TV a videojuegos, sencillamente pagando una parte de los ingresos obtenidos. Ahora, como el resto de las grandes ligas, el sindicato podrá comercializarlos por su cuenta.

Este punto fue el más delicado en el final de las negociaciones entre liga y sindicato, poniendo en apuros incluso un acuerdo cercano. El escepticismo por resolver este detalle fue expresado días atrás por Carmelo Anthony, vicepresidente de la NBPA. Pero, según Jon Krawcynski de AP, este obstáculo quedó superado en la misma noche en la que se confirmó el acuerdo tentativo entre ambas partes.

FUENTE: NBAMANIACS