¿Qué busca Hipólito? Con una provocación de una muerte anunciada

Por Carlos Luis Baron viernes 15 de junio, 2012

Hay lideres en el mundo que suicidan a sus seguidores, cuando ellos no han podido cumplir con su cometido por incapacidad. En la mayoría de los casos líderes como Hipólito Mejía han fracasado, y muchos de sus seguidores también han sido arrastrado al fracaso por carecer de un razonamiento actualizado de la circunstancia política, económica, religiosa etc. de lo tiempo.

Hipólito Mejía en vez de sentarse con sus seguidores a elaborar un plan de trabajo actualizado a lo tiempo, junto con su presidente del Partido Revolucionario Dominicano, Ing. Miguel Vargas, sale con una ocurrencia de loco a desconocer las elecciones que todos los organismos internacionales –OEA, ONU, UNION EUROPEA-, y el mundo han dado como ejemplares y han felicitado al candidato electo –ganador- Danilo Medina.

Hipólito Mejía, no ha reconocido, ni ha felicitado al nuevo presidente electo, tampoco se ha puesto a la disposición de hacer un trabajo mancomunado de nación para beneficiar a los ciudadanos del país, ¿POR QUÉ?, porque sus ambiciones presidenciales a los 70 años y enfermo, todavía están vigentes. Enfrentando a Miguel Vargas, por un lado, y organizando un golpe de estado llamando al caos, desorden y a la rebelión de la masa, sin haber leído al autor; piensa convertirse en el defensor de la democracia y la paz en República Dominicana, y cuando fue presidente en el 2000-04, falló en todo.

Nos preguntamos, esta equilibrada la mente de Hipólito Mejía, no, le falla algo de acuerdo algunos analistas, porque todos los candidatos que participaron en el proceso electoral han reconocido como bueno y valido el certamen electoral, -aun criticando algunas fallas-, no se han ido a organismos internacionales a decir burradas.

Estos lideres han sido más objetivo y honesto muchos de ellos han reconocido su falla y posibilidades y se han retirado dándoles la oportunidad a otros, mientras que otros siguen un proceso critico y autocrático reorganizándose para las elecciones del 2016.

¿Qué busca Hipólito?, aplicar la teoría que tenemos –retroceso, caos, desorden, y desequilibrar a su propio partido con una posible división y enfrentamiento innecesario, que en vez de ayudar al proceso democrático, anuncia con alto parlante –la provocación de una muerte anunciada- porque si salen hacer desorden a crear caos, huelgas y enfrentamientos se van encontrar con un ejercito de hombres que lo pondrá en orden, ese orden para ellos significa muerte y los buscan a como de lugar, sacrificando y suicidando algunos de sus seguidores y de hecho lamentamos que morirán algunos inocentes. ESO ES EL PRD, y para ilustrar busquen el artículo de Saúl Pimentel, “Maleficio o exceso de democracia”:

Hay que decirlo aunque pienso que todo los sabemos, que las actitudes de Hipólito Mejía y su PPH son muy provocativa y que desde hace un largo tiempo vienen violando y desconociendo las leyes constitucionales de la República Dominicana, muchas de las cuales ellos mismo PRD-PPH la han establecido, eso es peligroso cuando se habla de un ex presidente, -digo como dicen muchos- gracias a Dios y al pueblo dominicano que nos libró en esta ocasión.

De igual manera le invitamos a buscar You Tube, los pronunciamientos durante la campaña electoral de Hipólito Mejía, la causa de su fracaso; no hay razón de que en estos momentos esté acusando y enfrentando al Dr. Leonel Fernández y al Lic. Danilo Medina de su derrota, tampoco a Miguel Vargas ni a nadie, si fuera coherente estuviera en un proceso de reflexión. Amigo lector usted al igual que yo debemos aprovechar el tiempo y dejar a un lado las disparatadas del PPH y unirnos al proceso desarrollista y progresista que plantea el recién presidente electo Danilo Medina.

Ahora bien, todos los dominicanos y dominicanas de buena voluntad debemos proteger y preservar al candidato electo Danilo Medina, que viene con toda las buenas intenciones democrática y con un plan de gobierno que desea ponerlo en marcha el próximo 16 de agosto, para seguir transitando el camino del progreso y desarrollo, hay que continuar lo que esta bien, corregir lo que está mal y hacer lo que no se ha hecho, no debemos dejarnos provocar ni distraernos en nuestras tareas del porvenir de la patria.