¿Qué Danilo qué …?

Por Carlos Luis Baron lunes 25 de junio, 2012

Geanilda Vásquez hizo un llamado al presidente electo, Danilo Medina, a “fijarse bien donde está la mayoría de la institucionalidad del partido blanco, así como ver por donde gira la voluntad de la mayoría del partido cuando quieran establecer los interlocutores validos con la organización, para establecer los soportes de la gobernabilidad que su nuevo gobierno y el país requieren..”, (El Nuevo Diario digital del 24-6-12).

¡Ahora sí que la mandaron lejos¡ Quieren que Danilo Medina que haga de Tribunal Superior Electoral y que falle a favor del grupo que dentro del Partido Revolucionario Dominicano, se ha ido a los escenarios internacionales a declarar ilegitima su elección. En pocas palabras pretenden que a quien ellos califican de “ilegitimo” los legitime. ¡ Que chulo¡ ¡Que chévere¡ ¡Que night¡ ¡ Y bueno que es así¡

Eso de que Danilo los escoja como interlocutores validos, para establecer los soportes de la gobernabilidad, tiene un claro dejo de chantaje.

Ellos son blancos y entre ellos deberán entenderse. El presidente electo no debe inmiscuirse en los asuntos internos de ningún partido. No es su estilo, ni le toca jugar el papel de mediador y menos de parcial como ahora le piden los mismos que le acusan de ser producto del despilfarro y la trampa.

En su desesperación por ganar la disputa que les permita hacerse de los símbolos y derechos del Partido Revolucionario Dominicano, los parciales de Hipólito Mejía vienen demostrando que son capaces de lo que sea, mientras por un lado acusan a Leonel, a Danilo y a Margarita de operar para dividirlos, por el otro le piden que intervengan en su ayuda, esa ha sido la manera acomodaticia de ese sector del perredismo para intervenir en la búsqueda de ventajas en el escenario político nacional. Acusan a los demás, de todo lo que ellos hacen o pretenden hacer. Siempre han actuado así y parece que les costará trabajo cambiar su manera de actuar, aunque con ello lleven la intranquilidad al pueblo dominicano.

Danilo ha sido franco y tendió un ramo de olivo a Hipólito Mejía, a sus seguidores y a su familia desde el primer día, cuando habló a la nación desde la casa nacional de su partido. ¿Por qué no puede aceptarse su llamado de buena voluntad? ¿Por qué hay que forzar el mingo intranquilizando al país con llamados que ninguno de sus pregones acogerá?

No le pidan que se entrometa en una disputa que solo a ustedes corresponde resolver de la manera que mejor entiendan.

El autor es catedrático universitario y dirigente del PTD.