¿Qué es un embarazo psicológico?

Por El Nuevo Diario viernes 26 de agosto, 2016

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- La pseudociesis (también llamado embarazo fantasma, utópico o imaginario) se da cuando una mujer cree estar embarazada sin estarlo realmente y presenta, además, la mayoría de los signos y síntomas gestacionales.

Es un problema psicológico en el que el principal desencadenante suele ser el deseo desmedido de ser madre. La pseudociesis también puede darse en varones, aunque con una frecuencia mucho menor.

Embarazo imaginario, influencia de la mente

La ansiedad de tener un bebé o, por el contrario, el temor a tener hijos sin desearlos, pueden causar el también llamado embarazo nervioso, mental, imaginario o fantasma.

El embarazo mental forma parte de los trastornos somatomorfos, es decir, aquellos en que alguna necesidad emocional oculta, como angustia, ansiedad o carencia de afecto, se manifiesta a través de síntomas físicos.

Los especialistas en la materia detallan que, a pesar de no existir un embrión que se desarrolle en su interior, la mujer puede percibir síntomas similares a los del embarazo como náuseas, vómito. crecimiento del vientre y los senos, producción de leche, amenorrea o disminución del flujo menstrual, sensación de movimiento fetal y hasta dolor de parto.

A pesar de que la gestación fantasma puede coincidir con casos en que la capacidad para tener hijos disminuye o es nula, no hay relación directa o estrecha entre pseudociesis y algún problema físico u hormonal, como tampoco hay forma de predecir cuándo ocurrirá.

Un embarazo mental puede presentarse en mujeres de diferentes edades y no es factor que interfiera con la maternidad posterior y tampoco requiere tratamiento ginecológico para ser superado, pero sí psicológico debido a su naturaleza.

Detección y tratamiento del embarazo psicológico

Dado que la mujer cree estar embarazada, acude al médico para llevar control de su gestación fantasma. Es entonces que a través de exploración física, pruebas de embarazo en el laboratorio, ultrasonido y comprobación del tamaño del útero, el ginecólogo u obstetra se percata del falso embarazo.

Los resultados de estas pruebas obligan a aceptar la realidad. En cuanto se convence a la paciente sobre su embarazo nervioso, disminuye su tensión y se restablece el equilibrio en su organismo.

El diagnóstico debe hacerse de manera temprana para evitar que la mujer desarrolle problemas psicológicos, como la depresión.

En el caso de adolescentes que creen estar embarazadas, darles información sobre sexualidad y permitirles expresar sus angustias les aliviará la tensión y su organismo volverá a la normalidad.

La psicoterapia es importante cuando se presenta pseudociesis, puesto que ayuda a ver esta situación, no como un trastorno, sino como un síntoma.

Más que el embarazo psicológico en sí, lo que se debe atender es la problemática en la personalidad de la mujer o, siendo más precisos, sus dificultades afectivas, su imposibilidad para hablar de estos conflictos y la incapacidad para aceptar la posibilidad o la dificultad de ser madre.

LEIDY PÉREZ

Leidynuevodiario@gmail.com