Qué es un seguro, cuántas clases hay y cuál nos ofrece el Señor Jesucristo y porqué?

Por VICTOR MATEO viernes 4 de abril, 2008

Hermanos y amigos, que el Dios verdadero (Padre, Hijo y Espíritu Santo) les bendiga a todos, Mateo 28:19; en esta oportunidad hablaremos del tema: ¿Qué es un seguro, cuántas clases hay y cuál nos ofrecer Dios y porqué?, esperando les sea de edificación y enseñanza.

Bien, comenzamos diciendo que ya todos estamos conscientes de quevivimos en un mundo de inseguridad y de riesgos, y tratando de tomarmedidas contra esta situación hoy en día existen empresas que se dedican a ofrecer sus servicios, mediante el aseguramiento en cualquier materia que una persona desee tener un apoyo, de acontecerle un problema.

Mis queridos hermanos y amigos, las empresas aseguradoras ofrecen mediante sus contratos de seguro, a personas e instituciones, las facilidades de restaurar o contribuir en los problemas que le acontezcan para su bienestar y buen funcionamiento.

En este mismo orden de enseñanzas, vemos hoy que existen seguros médicos, seguros de vehículos contra accidentes, seguros contra robos, seguros contra incendio, etc., en los cuales de usted sufrir cualquiera de estos problemas, las empresas del seguro están para tratar de resolver el problema, siempre que la persona asegurada cumpla con el compromiso de pagar con responsabilidad la cuota económica que le imponen como cliente.

Ahora bien, el seguro contra incendios, es aquel cuando una persona asegurada sufre el acontecimiento lamentable de quemársele su hogar o negocio; la empresa aseguradora está en el deber de pagarle a la víctima los daños o pérdidas que pudo haber tenido por este hecho y así puede seguir adelante, gracias al seguro contra incendio que tenía.

En este mismo sentido, las Sagradas Escrituras revelan que un día habrá un incendio eterno, producto de la sentencia que Dios tiene contra todo ser humano que ha violado sus leyes o normas establecidas en su palabra después de esta vida terrenal y entremos en la vida espiritual. Apocalipsis 21:4 al 8.

De manera que, las empresas del seguro pueden asegurar contra incendios materiales, pero no pueden asegurar contra el incendio espiritual que habrá del fuego eterno del Infierno que Dios ha determinado contra los rebeldes a sus normas de morir sin reconciliarse con él por medio de su Hijo Jesucristo. Mateo 25:41 al 46.

Ahora bien, existe un personaje capaz de asegurar a todo aquel que firma un contrato con él, para no sufrir el incendio del fuego eterno y éste es el Señor Jesucristo, el Hijo de Dios, el Salvador del Mundo para quienes le acepten y vivan de acuerdo a sus declaraciones expresadas en el Nuevo Testamento, se nos da la seguridad de librarnos del incendio eterno del Infierno. Juan 11:25, Juan 14:6; Juan 5:24 al 30.

Hermanos y amigos, el Hijo de Dios, dice: "De cierto, de cierto os digo: El cree en mí y obedece mí palabra tiene vida eterna y no vendrá a condenación, más ha pasado de muerte a vida", Juan 5:24. Esta declaración del Señor Jesucristo demuestra que si una persona le acepta y se somete a él, tiene el verdadero seguro contra incendio.

Mis queridos lectores, podemos tener un seguro contra incendio en esta tierra, pero necesitamos el verdadero seguro contra incendio que sólo le puede facilitar el Señor Jesucristo. La cuota que exige el Señor Jesucristo para todas aquellas personas que quieran asegurarse contra el verdadero incendio eterno del Infierno es que nos convirtamos a él y vivamos de acuerdo a sus declaraciones contenidas en el Nuevo Testamento.

Concluyendo, debido a la muerte del Hijo de Dios en la cruz, derramando su sangre por los pecados de los injustos, siendo él inocente, es lo que le da la facultad de ser la única persona capaz de asegurar el perdón de su deuda de pecado con Dios y al mismo tiempo de usted caminar en obediencia al Señor tener un seguro contra incendio eterno y así la salvación en el Reino de los Cielos. Juan 26:28.

Así que, asegurémonos ahora para la vida espiritual y así no sufrir el incendio eterno, a través de Jesucristo. Le dejo algunos pasos para lograr la victoria: Asista a un templo cristiano evangélico con regularidad; lea las Sagradas Escrituras diariamente; ore o hable con Dios y pídale lo que él le ofrece en su palabra; sintonice las emisoras cristianas que están en A.M. al final del dial.

Que el Señor nos ayude y nos bendiga a todos… Nota: Perseveramos en Jesucristo asistiendo a la Asamblea de Dios Central, ubicada en la avenida Duarte, Esq. Eusebio Manzueta, que dirigen los pastores José A. Oller y Nilka Mejía de Oller. Cultos los martes, jueves y sábados a las 7:00 P.M. y los domingos 11:00 a.m. Entrada gratis.