¿Qué nos trae el nuevo año?

Por Carlos Luis Baron domingo 30 de diciembre, 2012

UNIÓN EUROPEA.-Año nuevo, esperanza nueva, esas son las aspiraciones de todos los seres humanos cuando termina el año viejo, todos esperamos llenos de esperanza las buenas nuevas, sin embargo, sin que seamos pesimistas esa bondad tan esperada no se vislumbra, debido a la situación miserable de los actuales momentos tanto en lo económico, social y espiritual y sobre todo políticamente hablando.

En España se viven momentos difíciles, debido a los problemas económicos de los últimos años, este país se encuentra pasando por una crisis nunca vista, el desempleo pasa de los 5 millones de parados, la carga impositiva impuesta por el gobierno central ahoga a la población en general que apenas alcanza para solventar algunas necesidades, la seguridad social estrangulas a todos los ciudadanos en nombre de una política austera gubernamental y a los extranjeros los tienen al garete, es decir: No hay chance para nadie y las protestas callejeras no paran en reclamo de mejores condiciones de vida.

En Grecia la situación no cambia a pesar de los esfuerzos hechos por las autoridades competentes para tratar de mejorar la nación, ya que según se ha dicho la mala administración de los gobiernos anteriores sumergió el país en un gran hoyo fiscal, viéndose este casi al perder la credibilidad económica nacional é internacional.

Italia por su parte no sale de una crisis política, además del aspecto económico y los gobiernos de este país nunca han sido estables, es por ello que allí se vive de elecciones en elecciones, luego de las constantes dimisiones presidenciales.

La actual guerra civil en Siria acapara la atención mundial sin que se vislumbre una solución adecuada a corto plazo, lo que hace costar cientos de vidas humanas cada día, en tanto Arabia Saudí se abastece de armamentos en Alemania y en Egipto se impone una reforma constitucional, que de acuerdo a la oposición atenta con la integridad ciudadana, ya que entre los apartes de la misma se encuentra la aplicación de la Ley Islámica Sharía que no es más que la aplicación de la Pena Capital.

Los atentados no paran en el Pakistán y en la India no cesan las protesta, luego de la muerte de una joven estudiante de medicina, después de haber sido violada sexualmente por seis hombres en un autobús y lanzada al pavimento, de la que no pudo superar y falleció el pasado sábado.

Pero no se vayan más lejos, ya que también los Estados Unidos de Norteamérica también pasa por un apuro fiscal, es de ahí la polémica de si se aplican altos impuestos o no a la ciudadanía, situación que mantiene al gobierno central y el congreso en una constante rivalidad, unos en pro y los otros en contra.

En Venezuela se discute actualmente sobre el estado de salud de su presidente Hugo Chávez, y el futuro que correrá este país en caso de un posible desenlace negativo, mientras que Evo Morales en Bolivia se apodera de varias empresas de capital extranjeros en nombre de una supuesta nacionalización.

Por su parte a la República Dominicana le espera el gran desafío, la aplicación de la Reforma Fiscal que mantiene en desasosiego a toda la ciudadanía, ya que a partir del primero de enero se aplicará una gran carga impositiva al valor y a los productos de primera necesidad, considerado como el mayor desacierto político de toda la historia del país, ello así, debido a que el presidente de la nación prefirió cargar a la ciudadanía para que paguen justos por pecadores, que establecer responsables de estos hechos y llevar por ante la justicia del país a los causantes del mismo y obligar la devolución de los bienes sustraídos del Estado.

Sin duda de que si esta situación no varía, en este país caribeño le espera un estallido social, si se toma en cuenta que con motivo de dicha reforma se están movilizando sectores que antes habían sido apáticos a todo tipo de situación, política, económica y social, todo ellos en reclamo de justicia ante los descabellados actos de corrupción gubernamental y el mismo se debe a que con dicha aplicación el país se sumirá a una mayor pobreza.

Habrá que esperar que nos traes el Nuevo Año, pero por los augurios que se predicen estos no serán favorables; ojala y pudiesen tener un feliz año.

Que Dios bendiga y se apiade de todo el pueblo dominicano.