¿Qué se esconde detrás de la alianza del PRSD y el PPH?

Por Carlos Luis Baron domingo 4 de marzo, 2012

El Partido Revolucionario Social Demócrata (PRSD) surgió hacia marzo del año 2005 tras la renuncia al Partido Revolucionario Dominicano (PRD), del el Lic. Hatuey De Camps Jiménez, Secretario General.

La dimisión se debió a la negativa del Lic. De Camps a aceptar las posturas reeleccionistas del PPH y la cúpula del PRD, cuando el entonces presidente Hipólito Mejía (2000-2004) se postulaba para un nuevo período presidencial, aunque fue éste quien en su característico tono prepotente declaró que “su grupo lo puso y que ese mismo grupo lo quito”.

La confrontación entre ambos dirigentes políticos alcanzó un deterioro tan profundo que luego de la ruptura, De Camps llegó al extremo de pedir a los electores dominicanos que “votaran hasta por el diablo y no por Hipólito”

En 2004 el líder del PRSD declaró a los medios de comunicación que Mejía era un gran terrorista por la política económica que impulsaba desde su gobierno. Lo acusó de ordenar el incendio de los predios sembrados de arroz y de comparar el exceso de producción de este cereal con la fiebre porcina que en el pasado afectó al ganado porcino del país.

Vaya ironía, parecería que hoy la memoria le juega una mala pasada al Cacique Hatuey, ¿Cómo explicará al país que aceptó ser el nuevo jefe de campaña de quien en el pasado despotricó de tal manera?

Entre sus declaraciones públicas se registra un acto dramático televisivo donde anunció que el poder que ostentaban los pepehachista no lo intimidaría, presentando a Mejía como una pésima opción para seguir dirigiendo los destinos de la nación.

Las diferencias entre los dos dirigentes políticos se mantuvo hasta hace poco días ¿Qué les hizo cambiar de opinión de la noche a la mañana? ¿Regresará Hatuey al PRD? ¿Le ofrecieron restituirlo como presidente de ese partido?, o el cargo que le ofrecieron en un hipotético gobierno es tan tentador. Se puede asegurar que el viraje no fue a cambio de nada.

El experimentado dirigente debería hacer honor a lo que dice el encabezamiento de la declaración de principios de su organización política “Un partido político no son siglas, son sus hombres y mujeres, son sus acciones, su doctrina, sus principios y el cumplimiento fiel a los mismos”.

Decía el Maestro Juan Bosch, “En política hay cosas que se ven y otras que no ven”, esta alianza electoral entre PPH/PRSD tiene todas las características de las que no se ven.

Luego de este entendimiento, Miguel Vargas tiene que estar ojo a visor, porque en cualquier momento se puede producir un golpe bajo, pudiendo llegar el sector que lo adversa a destituirlo de su posición de presidente del partido opositor, hecho que no está muy lejos de concretarse.

Se pude afirmar que ya no hay tiempo para el PPH, no importa quien dirija su campaña. Pueden contratar a los mejores consultores políticos del mundo pero a estas alturas del proceso es sumamente difícil derrotar a las 16 organizaciones políticas nucleada en el Frente Progresista.