Que se respete el Fuero Universitario y que no se repita la historia en la UASD

Por Carlos Luis Baron lunes 23 de julio, 2012

 “Todo Pueblo Que No Conoce su Historia, Tiende a Repetirla”. Nos llego a la mente esta significativa frase, en los momentos en que observábamos en los medios de comunicación, el atropello perpetrado por las autoridades de la Universidad Autónoma de Santo Domingo UASD, quienes permitieron que un contingente policial de los denominados “topos”, invadiera las instalaciones de este centro, en una acción violadora al Fuero Universitario y violadora de todas las normas y respeto a los derechos humanos. Un Contingente policial contra 15 o 20 estudiantes desarmados y sin ningún medio de defensa, solo la conciencia para levantar su voz de protesta, ante las pretensiones neoliberales del Rector Febrille de llevar a la UASD, a una situación de privatización.

Desde nuestros años de estudiante en la U.A.S.D. y como dirigente estudiantil que fuimos, siempre, desde cuando estudiábamos en el Liceo Juan Pablo Duarte y luego en el Liceo Perú, en Santo domingo, donde nos graduamos de bachiller y donde funcionábamos como dirigente estudiantil. Siempre estuvimos a la vanguardia en la lucha por las reivindicaciones estudiantiles y de nuestro pueblo en general y mantuvimos una posición vertical ante las acciones anárquicas, realizadas por algunos grupos estudiantiles y que solo Traian como consecuencia, que la reacción balaguerista de los doce años arreciara las persecuciones contra los líderes revolucionarios.

Pero nuestra posición no dejaba de buscar una vía mas adecuada para enfrentar a los representantes de los intereses mas oscuros de nuestra sociedad y de nuestro pueblo, siempre mantuvimos como lo hacemos ahora, una posición vertical ante los atropellos y abusos que son cometidos contra los humildes y los pobres de nuestro país. La lucha en la U.A.S.D., no es una lucha de un grupo estudiantil, es una lucha en la que deben participar todos los sectores comprometidos con el progreso y la libertad de nuestro pueblo, no apoyamos las acciones vandálicas que se cometen en la universidad mas vieja del nuevo mundo, pero tampoco nos haremos cómplice de medidas arbitrarias y represivas que atentan contra los intereses de las clases desposeídas de nuestro pueblo. Todos debemos recordar, que en esa universidad, es que estudia la clase pobre, ahí es que nuestros hijos tratan de hacer una carrera profesional y que nosotros también estuvimos estudiando en este centro.

Hemos visto a muchos funcionarios dando declaraciones que no deben darlas, pues ellos también fueron estudiantes de este centro de estudios, ahora que son funcionarios gubernamentales y que sus hijos van a universidades privadas, hablan como si se les olvidara que muchos de ellos también se movilizaron en la U.A.S.D., que estos oligarcas del gobierno, eran los que se movilizaban para reclamar el presupuesto en la universidad, durante los 12 años de Balaguer.

No compartimos los actos terroristas, consideramos que ese método siempre ha estado desfasado de la metodología de lucha revolucionaria. Consideramos que las reivindicaciones deben reclamarse con firmeza y con altura, pues si se les da justificación a las clases dominantes para ejercer los atropellos y la represión que estos cometen, solo hay un perjudicado, el Pueblo Dominicano.

La Sociedad y los sectores concientes de la Republica Dominicana, deben elevar su voz de protesta contra esta violación al Fuero Universitario de la U.A.S.D., no se debe dejar que se retroceda a los sangrientos 12 años de la dictadura de Joaquín Balaguer, esa actitud de invadir el terreno de la universidad, nos llevo a recordar el día en que, mientras nos encontrábamos un grupo de estudiantes realizando nuestras inscripciones y reinscripciones, la Policía Nacional y el Ejercito nacional invadieron a tiros limpio, el campus Universitario y los estudiantes tuvieron que correr y guarecerse en el edificio del Alma Mater y allí en los jardines de este edificio, fue gravemente herida en la cabeza, la joven estudiante de medicina: Sagrario Ercida Díaz Santiago, quien murió diez días después.

También recordamos la muerte del joven estudiante: Rafael Candelario Mateo y Mateo, estudiante de medicina, quien fue asesinado por la Policía Nacional en los terrenos de la U.A.S.D…

Los que fuimos estudiantes en ese centro y que ahora somos padres y madres con hijos que están en esa casa de estudios, debemos levantar nuestra voz de protesta contra estos atropellos, pues lo que se esta cometiendo contra los estudiantes de la U.A.S.D., es un abuso que atenta contra nuestras familias y contra las familias de todo el pueblo en general, pues somos los padres y las madres quienes hacemos el esfuerzo para enviar a nuestros hijos a buscar el pan de la enseñanza en esta universidad.

Hasta La Victoria Siempre