¿Que significa hoy ser miembro del CC y del CP del PLD?

Por Carlos Luis Baron martes 27 de agosto, 2013

Una cosa es no dejarse dirigir de las gentes y otra es separarse de ella y de su poder creativo, porque a fin de cuenta es el pueblo como una unidad dialéctica el que produce la historia ( leyes: unidad y lucha del contrario, negación de la negación,…), no las elites, que si pueden contribuir al adelanto de los cambios en beneficios de las mayorías con una correcta dirección, o en su defecto retrasarlos; pero no reemplazando el papel sabio y natural de las mayorías (también al interior de los partidos), que es lo que esta sucediendo hoy en el PLD. ***

Porque es necesario, y confieso que me desagrada, debo decir aquí lo que mucho andan diciendo en voz baja y cuidada, por doquier, de que lo único que salva al PLD es que mas que realizar este congreso, en la práctica, se vuelva a retomar y actualizar sus propuestas y formas (métodos) de trabajar que se dieron e iniciaron en la conferencia fundacional Salvador Allende en el 1974, y también lo están diciendo hasta importantes dirigentes del Partido ; pero que si no se arreglan los vicios inoculados desde la partida de Don Juan como guía y líder, seria saludable que perdamos las elecciones en el 2016.

Según algunos de ellos, ya estamos como el tren bala y sin freno; dicen también, que los únicos culpables son los altos dirigentes que sucedieron al inmenso; que el primer pecado capital o gran error que cometieron ellos fue lo de ilegalmente autorizarse o habilitarse, siendo miembros del CP, para encargarse de altos cargos en el gobierno y olvidarse de sus verdaderas funciones ejecutivas e ideológicas del partido, desde el gobierno que se inicio en el 2004.

Se que para muchos de mis compañeros es odioso que se hable en estos términos, y lo entendemos perfectamente, pero ese sentimiento colectivo no es de mi autoria, es un malestar que esta corriendo en la simiente y venas obstruidas de nuestros partido, porque hemos sido contaminados por la voracidad del monopolio económico que se trago el intelecto político de algunos de nosotros, y que lo condujo a convertirse en cómplice de modelos y gobiernos de derecha del pasado, abandonando los compromisos fundacionales y corrompieron con el dinero la vocación de servir de nuestros miembros y militantes.

Ante esta grave realidad la repuesta natural debería ser la reflexión y la autocrítica ya tardía, pero la única vía o esperanza para recuperar la confianza de quienes en las calles ayer nos admiraban por nuestras Utopías de hacer política con sentido ético, digno, transparente, …, y hoy nos miran con desprecios por nuestra mala conducta desde que llegamos al gobierno. ¿Quien de nosotros se atreve a salir a las calles a proponer la venta de un boleto de rifa a nombre de nuestro partido?

Siendo eso así, nuestra autocrítica tiene que estar direccionada en reconocer que nos hemos olvido y cambiado la intelectualidad política que nos llevo a esas alturas por la mediocridad de la traición, la cual en nada es diferente a lo que hizo Pedro Santana cuando cambió- por sus intereses de hatero – su estatura de independentista por la de anexionista. ¿Y cual es la diferencia en términos históricos y de la lucha de clases de aquella aberración del 1861 y la que ahora estamos patrocinado?

El motivo de este pesadilla es que nos han obligado a abandonar la dialéctica orgánica, y de ahí nació nuestro elitismo piramidal partidario: nadie de abajo sube, a no ser que disponga del dinero corruptor, como antes dijimos y que criticábamos del PRD; desaparecimos los organismos para que se cumpla esa sentencia; también el CC fue desaparecido, y el método utilizado para lograr ese objetivo fue su incremento desproporcional a la necesidad partidaria- Don Juan con razón siempre se opuso a esa cualquierizacion – lo cual dio lugar a que el mismo no pudiese mas reunirse, a no ser para validar negocios politiqueros, como ese del Plebiscito. Ni el partido comunista de china, de un país con mas de mil millones de habitantes, se parece a esa desproporción. Obviamente que esa es una de las razones de la aberración política a que hemos llevado al PLD de hoy. Pero no conforme con ese daño, quiere seguir aumentando ese CC y el mismo CP, dizque para complacer a su populismo. *

¿Y que significa hoy ser miembro del CC del PLD?: Nada en lo moral e intelecto partidario, pero si para algunos que pueden conseguir la vía o estar cerca de enriquecerse, y si usted no tiene dinero o compinches no puede aspirar (igual que el PRD).

¿Y del CP?: Es difícil e impensable creerlo, pero lo que están han involucionado en la intelectualidad política, y ahora los que tengan la posibilidad de aspirar a ese alto organismo, no lo será por la honradez, el trabajo, el merito y la capacidad partidaria, porque ya no son sus principales requisitos. En definitiva esa es la verdad que nadie se atreve a decir, ni los de la acera contraria que aspira a lo mismo, hasta dentro del mismo PLD, cuando los dejan.**

Las elites que no creen en la capacidad creativa de la cantidad, lo justifican en la pobreza del conocimiento de las masas y que en ellos, elites, esta resumido todo el saber. Siendo así, el pueblo (de la mayoría de miembros del CC para bajo) es una cabeza completamente vacía e innecesaria y sin derecho a las comodidades de que solo ellos disponen. De ahí salió el decir nuestro, que por culpa de ellos es verdad, de que nada hay que hacer con nuestros viejos e inculta población ( compañeritos) y solo hay esperanza con los que están creciendo ahora, lo cual podría tener alguna utilidad si se hiciese con humanidad; sin embargo ya sabemos que al final esa conceptualización, por experiencias históricas, esta destinada a favorecer a familiares y amigos de esas elites.

Frente a todo esto esta surgiendo un gran problema que venimos observando en este congreso, es que al parecer se esta destapado la caja de Pandora y la dialéctica natural se esta levantando. Me dijo un compañero que nosotros teníamos boca de Chivo, y le respondí que no, porque se veía a simple vista y son cosas de la misma naturaleza, como la tempestades y huracanes que arrasan con todo para acabar con las malas yerbas, y que aun así nos quejamos de ello sin reconocer que los verdaderos culpables somos nosotros mismos.

Ahora andan diciendo que si suben la propuesta al congreso de que se invalide el plebiscito – todos sabemos el motivo de esa jugada, la del plebiscito – la cantidad se va a tragar la calidad. Pero también hay que decir que esa calidad, entre comillas, se trago la cantidad y el Boschismo juntos. Debemos aquí aclarar el que la calidad es una variable imprescindible en la ecuación de la dialéctica, y es útil en la medida que sea producto de la cantidad: Ningún dirigente o grupo de elites podrán saber mas que el pueblo en su colectivo, de ahí que es una aberración política suponer o practicar la separación de ambas categorías, y peor aun, asumir que el pico de una montaña esta primero que su base, o algo así como que el presente esta antes que el pasado, y el futuro del presente.

Una cosa es no dejarse dirigir de las gentes y otra es separarse de ella y de su poder creativo, porque a fin de cuenta es el pueblo como una unidad dialéctica el que produce la historia ( leyes: unidad y lucha del contrario, negación de la negación,…), no las elites, que si pueden contribuir al adelanto de los cambios en beneficios de las mayorías con una correcta dirección, o en su defecto retrasarlos; pero no reemplazando el papel sabio y natural de las mayorías (también al interior de los partidos), que es lo que esta sucediendo hoy en el PLD.***

Ya se me acabo el tiempo, y por largo no me van a publicar este articulo, así es que seguimos con este tema mas adelante; pero es oportuno recordar que Don Juan nos decía que árbol que crece torcido nunca su rama endereza, y nosotros agregamos que si crece derecho, entonces…; por lo tanto, me gustaría anticiparle que es un error querer torcer el curso en espiral dialéctico de la naturaleza social, en este caso la esencia y vida del PLD.

* Juan Bosch: Documento de su renuncia al PLD, en junio del 1994. Listin Diario

**Juan Bosch, 1982: No habrá un solo peledeísta que se haga rico con los fondos públicos

*** Juan Bosch: El papel del líder y ejemplo de las causas de la muerte de Líder Granadino Maurice Rupert Bichop, en octubre del 1983.