¿Qué sistema democrático creó la Constitución del 6/11/1844?

Por Carlos Luis Baron lunes 26 de marzo, 2012

¿Por cuál tipo de democracia lucharon todos aquéllos que participaron en el diseño del aparato del Estado dominicano naciente en 1844?

¿Qué clase de democracia se buscaba establecer y se estableció a través de la Constitución del 6 de Noviembre de 1844?

¿Qué sistema democrático creó la Constitución de 1844?

De entrada hay que recordar que a las mujeres no se les reconoció el derecho a votar en la República Dominicana hasta casi cumplida completa la primera mitad del siglo XX.

La respuesta a las preguntas precedentes es la siguiente: dicha Constitución del 6 de Noviembre de 1844 estableció una “democracia“ restringida, un sistema “democrático“ restringido a aquéllos con capacidad para poder ejercer el sufragio.

Ello así porque la referida Constitución estableció un sufragio restringido: uno de naturaleza económica; otros de naturaleza social, etc.; y otro de naturaleza capacitaria.

La lectura y el análisis de los Artículos 160, inclusive, a 168, inclusive, de la Constitución de Noviembre de 1844 así lo permite apreciar, veamos:

“Art. 160.- Para ser sufragante en las Asambleas Primarias, es necesario: Primero: Ser ciudadano en el pleno goce de los derechos civiles y políticos. Segundo: Ser propietario de bienes raíces, o empleado público, u oficial del ejército de tierra o mar, o patentado por el ejercicio de alguna industria o profesión, o profesor de alguna ciencia o arte liberal, o arrendatario por seis años, a lo menos, de un establecimiento rural en actividad de cultivo.“

“Art. 161.- Las Asambleas Primarias se reunen de pleno derecho en cada Común, el primer Lunes de Noviembre de cada año en que deban ejercer las atribuciones, que la Constitución o la ley les designen, y en la forma que ellas establezcan.“

“Art. 162.- El Alcalde, en las Comunes cuyo Ayuntamiento tenga sólo uno, o el primero de ellos en las que haya dos o más, publicará el primero de Octubre de cada año en que deban reunirse las Asambleas Primarias, un aviso preventivo recordando a los sufragantes el período de su reunión, y ese mismo funcionario, o quien le reemplace, presidirá la Asamblea hasta la elección del ciudadano que deba presidirla definitivamente.“

“Art. 163.- Las atribuciones de las Asambleas Primarias son:

Primero: Elegir el número de electores que cada Común deba enviar al Colegio Electoral de la Provincia.

Segundo: Elegir los regidores que deben formar los respectivos Ayuntamientos.“

“Art. 164.- Los Colegios Electorales se componen de los electores nombrados por las Asambleas Primarias de las Comunes.“

“Art. 165.- Mientras la ley arregle de otro modo la composición de los Colegios Electorales, se formarán éstos conforme el siguiente cuadro:

Compostela de Azua, nombrará 8 electores.

Cada una de sus Comunes 4

Santo Domingo, 10

Cada una de sus Comunes 2

Seibo 8

Cada una de sus Comunes 4

Santiago, 8

La Común de Puerto Plata 6

Cada una de las demás Comunes. 2“

“Art. 166.- Los Colegios Electorales, de pleno derecho se reunen en la cabeza de Provincia el primer Lunes de Diciembre de los años en que deban ejercer sus atribuciones ordinarias; y a más tardar, un mes después de la fecha del Decreto de convocatoria, en las reunions extraordinarias autorizadas por la Consitución o le ley.“

“ Art. 167.- Las atribuciones de los Colegios Electorales son:

Primero: Elegir los miembros del Tribunado y sus suplentes.

Segundo: Elegir los miembros del Consejo Conservador.

Tercero: Elegir al Presidente de la República según las reglas establecidas en el artículo 96.

Cuarto: Elegir los miembros de las respectivas Diputaciones Provinciales.

Quinto: Reemplazar a todos los funcionarios cuya nominación les pertenece, en los casos y según las reglas establecidas por la Constitución o la ley.

Sexto: Fomar separadamente las listas de los individuos que en sus respectivas Provincias reunan las cualidades exigidas tanto para ser Magistrado de la Suprema Corte de Justicia, como Juez de los Tribunales inferiores.“

“Art. 168.- Los Colegios Electorales no pueden corresponder unos con otros, ni ejercer atribución alguna, sin que se encuentre presente la mayoría absoluta de los electores.“

Entre las “Disposiciones comunes a las Asambleas Primarias y Colegios Electorales“ el Artículo 169 de dicha Constitución disponía:

“Art. 169.- Todas las elecciones se hacen por la mayoría absoluta de votos, y por escrutinio secreto.“

Como palmariamente se puede apreciar bajo dichas disposiciones constitucionales eran electores, pues, los propietarios de algún inmueble, los empleados públicos, los oficiales del ejército de tierra o de mar, los beneficiarios de una patente para poder dedicarse a una labor industrial o para poder dedicarse al ejercicio de una profesión, los profesores de alguna ciencia, los profesores de algún arte liberal y los arrendatarios por seis años, a lo menos, de un terreno agrícola dedicado a algún cultivo.

El comercio era considerado una industria, se le llamaba la industria del comercio.

Era, pues, un círculo o circuito restringido lo que conformaba el conjunto de cada uno de los que podían sufragar.

Fuera de ahí nadie podía elegir.

Los que no encajasen dentro de una de esas clases sociales no eran sufragantes, por ende, no tenían poder de decisión sobre los destinos nacionales.

Los que no encajaban dentro de una de esas clases sociales eran una especie de ciudadanos de segunda clase, de ciudadanos existentes solo porque físicamente existían, pero en realidad nada representaban.

Era una democracia estrictamente clasista, acusadamente o marcadamente clasista.

No eran sufragantes: los empleados en los inmuebles; los empleados de los dedicados a una industria; los empleados de los dedicados a una profesión; los que no eran oficiales del ejército de tierra o de mar, es decir, desde sub-teniente, inclusive, para abajo (=sargentos, cabos y rasos) no eran sufragantes.

Quien controlase el aparato del Estado podría asegurarse el voto de casi todos aquéllos a los que colocase como empleados públicos.

El ascenso social vía los rangos militares quedó establecido de esa manera.

Eso involucraba a los oficiales militares en la política.

Los que aspirasen a detentar el Poder debían hacer opinión pública entre los miembros de dicha sociedad con capacidad para votar.

Para ser alguien en el país se requería tener una de esas condiciones: ser propietario de algún inmueble, ser empleado público, ser oficial del ejército de tierra o de mar, ser beneficiario de una patente para poder dedicarse a una labor industrial o para poder dedicarse al ejercicio de una profesión, ser profesor de alguna ciencia, ser profesor de algún arte liberal o ser arrendatario por seis años, a lo menos, de un terreno agrícola dedicado a algún cultivo.

Había una clara diferencia entre las personas de esas clases (que eran una minoría) y las masas anónimas (que eran la mayoría).

La determinación del Poder Político quedaba circunscripto, pues, dentro del círculo que conformaban todos aquéllos pertenecientes a esas clases sociales.

El telos era que la división política que pudiese haber entre los miembros de esas clases sociales habría de reflejarse como una lucha política vía el sufragio electoral al cual sólo los miembros de esas clases sociales tenían acceso.

El énfasis o el relieve en la importancia de ser propietario se sigue notando en las disposiciones de dicha Constitución que se refieren a los extranjeros:

“Art. 7.- Son Dominicanos:…“ “Art. 8.- Son hábiles a ser dominicanos:

Primero: Todos los extranjeros que adquieran en la República bienes raíces cuyo valor ascienda a seis mil pesos.

Segundo: Todos los que trabajando personalmente, formen en la República un establecimiento de agricultura a título de propietarios.“

“Art. 9.- Los extranjeros comprendidos en el artículo precedente no gozarán de los derechos politicos, sino después de una residencia de seis años en el territorio. Este período se reduce a tres años en favor de los extranjeros: Primero: Que contraigan en el país matrimonio con dominicana. Segundo: Que formen en la República un establecimiento concluído de agricultura, cuyo capital sea de doce mil pesos por lo menos.“

“Art. 13.- Todos los extranjeros no pertenecientes a una nación enemiga, serán admitidos en el territorio de la República, si profesan algún arte, ciencia o industria útil, al goce de los derechos civiles; desde que pisan el territorio dominicano están bajo la salvaguardia del honor nacional, y disfrutan de la protección concedida a las personas y bienes conformándose a las leyes.“

La Constitución establecía el Principio de Igualdad, pero al mismo tiempo establecía esa desigualdad: una paradoja.

Veamos lo que ella disponía sobre la igualdad y la libertad:

“Derecho público de los dominicanos

Artículo 14.- Los dominicanos nacen y permanecen libres e iguales en derecho, y todos son admisibles a los empleos públicos, estando para siempre abolida la esclavitud..

Artículo 15.- La ley arregla el goce, la pérdida y suspensión de los derechos politicos, como asímismo el ejercicio de los derechos civiles.

Artículo 16.- La libertad individual queda asegurada. Nadie puede ser perseguido sino en los casos previstos por la ley, y en la forma que ella prescribe.“

¿Esa limitación del sufragio fue idea de esas clases sociales dominicanas de esa época? ¿Eso se le ocurrió a esas clases sociales dominicanas de esa época? ¿Eso fue una invención de esas clases sociales dominicanas de esa época?

Las ideas políticas predominantes en países democráticos de aquel entonces llevaban a que aquello fuese considerado legítimo, es decir, la Constitución del 6 de Noviembre de 1844 lo que hizo fue copiar lo que en otros países se consideraba que era democrático y que era lo correcto.

Maurice Duverger explica los fundamentos ideológicos al respecto que se dieron de dichas restricciones:

“…Hay otras formas posibles de sufragio restringido por condiciones de riqueza, especialmente el sufragio de los propietarios: sólamente serán electores las personas dueñas de tierras. Prácticamente se ha intentado justificar el sufragio censitario ( “es la restricción del sufragio por condiciones de fortuna.“: Duverger, Maurice: Instituciones Políticas y Derecho Constitucional, Colección Demos, ediciones ariel, página No. 142. G.C.) haciendo notar que sólo las personas que poseen una fortuna están verdaderamente ligadas a la nación. Y se añade que solo éllas soportan el peso de las decisiones gubernamentales; es justo, pues, que solo éllos participen en la elección de los gobernantes.“ (Duverger, Maurice: Instituciones Políticas y Derecho Constitucional, Colección Demos, ediciones ariel, páginas Nos. 142-143)

“2. El sufragio capacitario está ligado al mismo orden de ideas. En teoría, se trata de preservar el derecho de voto a quienes poseen un cierto grado de instrucción. El objetivo de este sistema puede ser ampliar un poco el régimen de sufragio censitario, concediendo derecho de voto a personas que no poseen la fortuna requerida, pero tienen por el contrario ciertos títulos oficiales; así era durante la Monarquía de Julio para los miembros del Instituto y los oficiales retirados. Esta “añadidura de capacitados“ al sufragio restringido corrige muy imperfectamente la injusticia. Generalmente, refleja el debilitamiento del sistema censitario frente al empuje de la opinión pública.“ (Duverger, Maurice: Instituciones Políticas y Derecho Constitucional, Colección Demos, ediciones ariel, página No. 143)

El sufragio capacitario que se estableció aquí lo fue en un un país en ese entonces con una tasa elevadísima de analfabetismo.

El asunto, globalmente considerado, es chocante a la luz de la expansión que conocemos hoy del sufragio en que por esas razones no se exceptúa a nadie del derecho a votar.

Esa fue la República democrática que se delineó constitucionalmente el 6 de Noviembre de 1844: una democracia restringida.