Rafael Alburquerque pone en circulación obra póstuma de su padre

Por miércoles 30 de abril, 2008

"En el año 1955, el propio dictador envió a un funcionario al hogar de mi padre, a pedirle que se inscribiera en el Partido Dominicano, y naturalmente la respuesta fue drásticas. Como también pude ver y escuchar cuando fueron al hogar a vender aquella famosa plaza metálica en la que se decía: ‘EN ESTA CASA TRUJILLO ES EL JEFE’, escuchar de sus labios decir: ‘EN ESTA CASA EL JEFE SOY YO".

Con relatos como el anterior, basado en la vida del licenciado Rafael Alburquerque Sayas Bazán (Chihí Alburquerque), que combatió con gallardía la Tiranía de Rafael Leonidas Trujillo, durante los 30 años que ésta subyugó al país, el vicepresidente de la República, doctor Rafael Alburquerque (hijo), puso en circulación la obra póstuma de su padre "Años Imborrables", en el marco de la XI Feria Internacional del Libro.

El vicepresidente destacó que la obra tiene la finalidad de que las nuevas generaciones que no vieron ese régimen tengan un testimonio "vivo" de lo que fue aquella época de oprobio y dolor para la familia dominicana, a fin de que estén alerta para que no vuelva a repetirse la misma.

"Hoy ponemos en circulación esta obra, donde podrán leer su contenido y manifestar con dicho contenido el afianzamiento del régimen de libertades y democracia que vive la República Dominicana", afirmó Alburquerque.

Tras destacar que la obra recoge acontecimientos inéditos que marcaron la vida de su padre, el vicepresidente relató que años antes de la muerte de éste lo encontró releyendo el legajo de papeles manuscritos base de la obra, y que al pedírselo para publicarlos se negó, pero que meses antes de su fallecimiento, en el 2004, cierto día que fue a visitarle le entregó dicho legajo de documentos a manera de regalo.

Explicó también, que "Años Imborrables", no es un simple relato de hechos que vivió el autor en la decidida oposición que siempre hizo al Tirano, con su no asistencia al local del Partido Dominicano ni a Radio Televisión Dominicana, o la ocasión en que de marzo del 1960 a mayo del 1961, tiempo que pasó detenido en la cárcel de la 40, su casa era constantemente asediada por esbirros de la dictadura.

"Para él esos eran hechos sin trascendencia que nunca le merecieron una letra, para él (Chichi Alburquerque), lo que escribió en este legajo de papeles, ya amarillentos por el tiempo, fueron los acontecimientos que lo marcaron para toda su vida y que a su vez, marcaron la vida del país y de los hombres y mujeres que como él se dedicaron a enfrentar con gallardía a la Tiranía", indicó.

De su lado, el director del Archivo General de la Nación, historiador Roberto Cassá, quien editó y prologó la obra, destacó que aunque hay muchos escrito sobre la dictadura, dicha obra recoge aspectos que nunca se habían publicado de ese período de la historia dominicana, y que no sólo presenta al autor como un opositor irreductible, sino, que agrega aquí confesiones vivas que contribuyen a entender mejor dicha época.

"En el libro se encuentra la doble vertiente de la visualización de los rasgos forzosos de la época y de las acciones en que participó su autor. El licenciado Alburquerque explica aquí, de manera detallada, porqué se hizo un opositor a la tiranía, ya que antes de graduarse de abogado en 1931, rechazaba los rasgos despótico del orden, que desconocían los derechos y libertades ciudadanos", indicó.

Refirió que dicha obra viene a ser una síntesis de una "identidad ciudadana eminentemente democrática", en respuestas a los perfiles identificados como esenciales en el orden tiránico de la época.

"Las informaciones contenidas en este libro, sin dudas, son de alta relevancia por provenir de un protagonista de primera línea, pero además, su mirada del trujillato reviste el mayor valor, porque agrega apreciaciones vivas, que contribuyen a pensar mejor la especificidad de aquel Orden de Espanto que vivió el país", destacó.

También, el doctor Ramón Andrés Blanco Fernández, compañero de lucha del autor de la obra, destacó el papel jugado por éste en la lucha antitrujillista de la intelectualidad de aquella época y el sector liberal-profesional, entre los que se encontraba "Chichi Alburquerque", así como la amarga experiencias que juntos vivieron cuando fueron recluidos en el "centro de torturas de la cárcel de la 40".

"En este libro, al comienzo hay un llamado que hace el autor, donde le pide a la juventud que no abandone jamás la lucha, que no renuncie a las libertades públicas y la suerte que han tenido hoy, de vivir en libertad, a esa suerte que han tenido de recibir un gobierno democrático, en donde pueden elegir y ser elegidos, que jamás dejen que vuelva de nuevo a nuestro país un gobierno tiránico", exhortó.

En la puesta en circulación de la obra estuvieron presentes además la hermana del vicepresidente, Sor Enma Alburquerque, doña Martha de Alburquerque, Lily Alburquerque, hermana que le sobrevive al autor, con la edad de 101 años de edad, entre otros invitados especiales y personalidades.