Recordará asesinato de Manolo Tavárez Justo

Por viernes 16 de diciembre, 2005

Santiago.- Fuerza de la Revolución en la Región del Cibao, recordará con diversos actos este domingo el asesinato del comandante revolucionario Manuel Aurelio Tavarez Justo (Manolo).

Rolando Bretón, responsable para la Región del Cibao de la FR, dijo que los actos se celebrarán el domingo desde las nueve de la mañana en el museo erigido a las Hermanas Mirabal en Salcedo, donde reposan sus despojos mortales, junto a las heroínas nacionales Patria, Minerva y María Teresa Mirabal.

Tavarez Justo era esposo de una de las hermanas Mirabal, quienes fueron asesinadas por hombres contratados por la agente del tirano Rafael Leonidas Trujillo Molina, quien gobernó al país con manos duras por un período de 30 años

El levantamiento del doctor Manolo Tavárez Justo se produjo hace 42 años, siendo acribillado a tiros por miembros de la tiranía Trujillista en las lomas de las Manaclas en el municipio de San José de las Matas, al Sur de la provincia de Santiago.

Bretón dijo que ante tan significativo acontecimiento, Fuerza de la Revolución, exhortó al pueblo a recordar esa fecha memorable para que la mayoría de los dominicanos.

Se recuerda que Manolo Tavárez Justo, nació en el año 1903 en San Juan de la Maguana, al Sur de la República Dominicana y fue miembro de la Junta Central Electoral que proclamó el triunfo del profesor Juan Bosch en los comicios de 1962.

Además, fue Presidente del Triunvirato que dirigió el país tras el derrocamiento del Presidente Juan Bosch.

El gabinete del Triunvirato estuvo conformado por políticos derechistas e individuos ligados a la comunidad empresarial dominicana.

En diciembre de 1963, un grupo guerrillero encabezado por Manuel Aurelio (Manolo) Tavárez Justo y los líderes del Movimiento Revolucionario 14 de junio se sublevó en las montañas para luchar contra el Triunvirato.

Los guerrilleros fueron rodeados por las tropas del Ejército Nacional y forzados a rendirse.

Una vez hechos prisioneros, casi todos fueron asesinados y sólo a unos pocos se les perdonó la vida.

Cuando el Presidente del Triunvirato, Emilio de los Santos, se enteró de lo ocurrido, renunció a su cargo declarando que no sería cómplice del asesinato de un grupo de jovenzuelos, habiendo dado las instrucciones de que quería que se les preservara la vida.

Allí, falleció el fornido joven jugador de béisbol amateur y nativo del municipio de San Ignacio de Sabaneta de la provincia de Santiago Rodríguez, al Noroeste del país, Francisco Bueno Zapata.