Recuerdan 62 años del Tsunami del 1946

Por lunes 4 de agosto, 2008

SANTIAGO DE LOS CABALLEROS, 4 de agosto 2008.- Este lunes se conmemoran 62 años del poderoso tsunami que azotó a la República Dominicana ocurrido el día 4 de agosto del 1946. El fenómeno natural tenía olas de más de 10 metros de altura, donde produjo enormes daños en las costas noreste de la República Dominicana, según los informes de la época en algunos lugares bajos el mar llegó hasta mil 500 metros tierra adentro.

Dicen los informes que el poblado de Matanzas quedó destruido y se estiman en 500 las muertes ocurridas. La retirada del mar en Puerto Plata, al Norte de la República Dominicana fue tan grande que se podía caminar debajo de la estructura del muelle.

Ante esos desastres naturales, que causaron muertes, destrucciones y desolaciones, los dominicanos recuerdan hoy lunes el 62 aniversario del mayor terremoto registrado en la historia de ésta Nación.

En aquella ocasión, el fenómeno dejó un saldo estimado en dos mil muertos, pero dada la concentración población que registra en la actualidad en esos mismos lugares las muertes podría ser mucho peor.

Dicen los estudiosos que para esa ocasión se registraron más de mil cien réplicas en los meses siguientes al terremoto, de 8.1 grados en la escala de Richter.

La mayoría de los muertos se debieron a un maremoto generado por el movimiento telúrico en el fondo del mar que prácticamente sepultó las comunidades de Matanzas y Matancitas, en el municipio de Nagua, provincia María Trinidad Sánchez, al Nordeste del país.

Los expertos recomendaban la colocación de boyas especiales con censores para transmitir información durante el maremoto y educar a la población residente en zonas de peligro sobre que hacer en caso de nuevo terreno o temblor de tierra muy fuerte.

Nagua es una ciudad ubicada por debajo del nivel del mar, localizada al nordeste del país, limita al sur con las provincias Juan Pablo Duarte y Santa Bárbara de Samaná, al oeste con la provincia Espaillat, al norte el Océano Atlántico, al este la Bahía Escocesa .

Como es costumbre en la República Dominicana nunca se supieron las cifras exactas porque fueron minimizadas por orden del dictador Rafael Leonidas Trujillo.

Los poblados más afectados fueron Matancitas, Nagua, El Juncal, Punta Morón, Las Cañitas, Río Boba, El Bajío, Samaná, Sánchez, Sabana de la Mar, Río San Juan y Miches. El terremoto estuvo localizado en la latitud 18 grados, siete minutos Norte y en la longitud 69 grados y 17 minutos Oeste.

En las partes bajas, el mar penetró arrasándolo todo, viviendas y árboles, dejando varias lagunas, transformando el curso de los ríos en las proximidades de sus desembocaduras y aislando algunos sectores. En la parte escarpada, el sismo ocasionó el derrumbe de los arrecifes y acantilados, que se desplomaron en enormes masas.

En adición, el terremoto fue sentido en Montecristi, Dajabón, Valverde, Elías Piña, San Juan de la Maguana, Santo Domingo, Villa Mella, La Jagua, Jarabacoa, Villa Trinitaria, El Seibo y Yaguate, dónde cayeron objetos de los tramos en las tiendas y las estructuras vacilaron y se produjeron agrietamientos.

Los más violentos sismos registrados anterior a ese fueron el ocurrido el 2 de diciembre de 1562, que destruyó la antigua ciudad de La Vega.

También, el sucedido en el año 1751, que destruyó La Villa de El Seibo, en el Este de la República Dominicana. Otros de esos fenómenos fue el que ocurrió el día 7 de mayo de 1842, que produjo grandes daños en la ciudad de Santiago de los Caballeros.

Asimismo el que se produjo el día 19 de agosto de 1881, que causó grandes estragos en varias poblaciones del interior del país, específicamente en La Villa de Higüey, cuyo histórico santuario resultó seriamente dañado.

En la República Dominicana han sucedido otros terremotos, huracanes y ciclones que han generado muertes, pérdidas en las vías de acceso y en las plantaciones agrícolas.

Se mencionan a David en el año 1979, George, 1998, Noel y Olga en el año 2007, los cuales destruyeron grandes plantaciones agrícolas en el Cibao, especialmente en Bonao, San Francisco de Macorís, Nagua, Santiago y otras localidades. De igual forma, hubo muchos muertos, heridos y desaparecidos.