Reducción sostenida de la pobreza

Por Carlos Luis Baron viernes 24 de febrero, 2012

“La Pobreza es como un castigo por un crimen que no has cometido”

Eli Khamarov

La oferta más relevante del programa de gobierno de Danilo Medina es la reducción de la pobreza. Todos los que conocemos a Danilo sabemos de su vocación por esa enseñanza del Profesor Juan Bosch. Sabemos que su gran dedicación al trabajo no es en busca de méritos personales. Es un líder al que no le asaltan esos sueños de grandeza que se obtienen con fortunas, más bien valora el orden y las condiciones para que todo el que se esfuerce sea merecedor de mejores condiciones de vida.

En los últimos ocho años se ha logrado sanear la economía y las condiciones para la creación de empleos e inversión en un punto en el que los resultados son más que positivos. La salud económica permite la rentabilidad del comercio y el ritmo de la inversión marcha a favor de los inversionistas. De igual manera seguirá el enfoque continuo para mejorar las condiciones de los más necesitados.

La democracia en la que creemos es una de carácter social, donde los éxitos de carácter general en el manejo de los proyectos de inversión sean recibidos de manera amplia por los pobres. Hace apenas unos días que los medios hablaban de datos estadísticos que rebelaban una reducción de las condiciones de pobreza extrema.

La prioridad, tantas veces anunciada por el candidato del P.L.D., sólo tendrá que retomar un proceso que ha venido ocurriendo y magnificarlo, poner dónde no ha habido lo suficiente, sostenerlo en una dimensión que rime con el eslogan de campaña: activar estrategias, programas e inversiones que nunca se han hecho en nuestro país.

El año pasado Danilo Medina visitó Brasil, el país más exitoso en Latinoamérica para eliminar la pobreza. Allí compartió ideas de aplicación y planificación que fueron de muy buenos resultados para Luiz Ignacio da Silva, quién en ocho años logró sacar 40 millones de brasileños de la pobreza. Estos procesos son afortunadamente continuos, sostenidos, ya que la sucesora de da Silva, Dilma Rousseff es del mismo partido y como Danilo, ya encontró un terreno arado para perseguir sus metas.

Algunos países latinoamericanos con políticas firmes y sostenidas para reducir la pobreza han logrado poner números muy significativos. Al frente está Ecuador con un 26.4%, Venezuela con un 21.6% y Perú con un 17.3%.

Los cambios para lograr estas importantísimas metas son más dependientes de la voluntad y la convicción que de cualquier otro factor. Estas estadísticas se calculan del 1999 al 2010. La República Dominicana ha logrado reducir en un 5.7%. En nuestro caso debemos tomar en consideración que el período del 2000 al 2004 los números fueron negativos al agregarse más de un millón de dominicanos al grupo socioeconómico de la pobreza y la extrema pobreza. Este fue el período presidencial del ingeniero Hipólito Mejía, candidato actual, sin palabras concretas en esta temática. Los votantes deben poner cuidado en lo que es una campaña seria y una truculenta, y quienes son sus ofertantes.