“Regalan títulos”

Por martes 24 de enero, 2006

Hay púgiles que, a pesar de no contar con buenos récords, han logrado escalar peldaños insospechados en el boxeo de paga. Incluso, hay quienes ganaron coronas mundiales sin tener grandes fojas.

En el caso dominicano se destaca la figura del fenecido Francisco Quiroz, un peleador relativamente bueno pero que perdió varias peleas en sus inicios y con un récord negativo recibió una oportunidad por el título mundial mosca cuando nadie se lo esperaba.

Más aún, Quiroz ganó la diadema y se convirtió en miembro de la élite de dominicanos que han conquistado un cetro mundialista.

Pero da lástima que en momentos en que supuestamente el boxeo dominicano está "en plena actividad", como señalara hace algunos días el Comisionado Nacional, Genaro Fanjul para refutar a un grupo de entrenadores y promotores que denunciaban algunas anormalidades, se compruebe que de manera un tanto amañada algunos púgiles nuestros hayan logrado títulos del Caribe sin enfrentar a verdaderos contendores de relieve.

Son los casos de Francisco "El Ajogao" Lorenzo y Leivi Brea, quienes se coronaron "campeones" de la Federación caribeña de Boxeo (avalada por el Consejo Mundial de Boxeo) enfrentando contrincantes sin los méritos suficientes para ello.

Reconocemos que tanto Lorenzo como Brea tienen condiciones para ganar esos cetros y otros de mayor nivel sin la necesidad de ser favorecidos con peleas ante rivales mediocres. Al mismo tiempo, eso es letal para este deporte porque se pierde credibilidad puesto que los fanáticos del boxeo no son tontos.

Los adversarios

Los que siguen esta disciplina de los puños enguantados conocen de las truchimanerías que a veces se cometen para crearles buenos récords a peleadores que de otra manera tendrían que esperar mucho para recibir buenas oportunidades de ganar buen dinero.

Leivi Brea ganó su corona de peso pluma de la Caribean Boxing Federation (Cabofe) el 12 de noviembre de 2005 en pelea celebrada en Constanza, República Dominicana, frente a Santiago -El Evangélico- Matos, que a la sazón tenía foja de 3 triunfos y 16 derrotas.

Lorenzo, de su lado, se midió a Blas Peña por el cetro del Caribe de las 130 libras. Peña tenía marca de dos triunfos y cuatro derrotas cuando se le presentó esa pelea en la que fue fulminado en apenas un round por "El Ajogao".

Pero lo extraño del caso es que el día que se celebraron esos combates el ingeniero Rafael Isenia, vicepresidente de la Cabofe y ex Comisonado Nacional, no fue notificado de esos combates cuyas fechas fueron distintas. Esto, claramente, huele a sospechas y crea un velo de intranquilidad en la familia boxística por cuanto se entiende que las cosas no se hicieron con todas las reflas de lugar.

¿Quién responde?

Sería bueno que alguien responda por lo dicho más arriba, de lo contrario hasta el propio manejador de ambos púgiles, el inquieto Valentín Contreras, un hombre que ha hecho grandes inversiones en el país para instalar una Academia de Boxeo en Villa Mella, debe tomar cartas en el asunto para que su cuadra y su trabajo no sean cuestionados.

Ojalá que esta vez haya una intención clara de establecer responsabilidades y de buscar los correctivos. Por lo menos esa debe ser, a nuestro entender, el proceder de quienes rigen el boxeo profesional en la región.