Relevan al jefe de FEMA al frente de la operación Katrina

Por viernes 9 de septiembre, 2005

Washington, 9 sep (EFE).- El director de la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA), Michael Brown, fue relevado hoy de sus funciones al frente de la coordinación de las labores de emergencia sobre el terreno devastado por el huracán Katrina.

Su sucesor será el vicealmirante y jefe de Personal de la Guardia Costera, Thad Allen, nombrado "principal responsable federal" en las tareas de emergencia, anunció en rueda de prensa el secretario de Seguridad Nacional, Michael Chertoff.

Hasta ahora, Allen se encargaba de coordinar las tareas de rescate y ayuda en la ciudad de Nueva Orleans.

Chertoff precisó que había pedido a Brown, quien ha sido objeto de todo tipo de críticas por su mala gestión de la respuesta federal al desastre, que regrese a Washington, donde seguirá ejerciendo como director de la Agencia Federal.

Según el secretario de Seguridad Nacional, "le he pedido a Mike Brown que vuelva a administrar FEMA a nivel nacional".

Todas las críticas se dirigían contra él desde un primer momento por la lentitud de la respuesta gubernamental a una catástrofe de semejante dimensiones y por su inexperiencia en este campo.

Los demócratas llevan días pidiendo su dimisión porque, según algunos, está al frente de la FEMA por "amiguismo", es decir, por ser un simpatizante político del presidente George W. Bush.

Su relevo se produce tan sólo una semana después de que el propio presidente de EEUU aplaudiese públicamente su labor.

"Brownie, estás haciendo un trabajo tremendo", dijo entonces, cariñosamente, Bush.

La polémica en torno a él se incrementó a raíz de una información publicada por la revista "Time", según la cual el director de la FEMA contaba con menos experiencia en ese campo de lo que se había afirmado y lo que se presentó en su biografía oficial como un puesto de directivo en el sector de la gestión de desastres, fue en realidad uno de mucha menos responsabilidad.

La FEMA es el órgano del Gobierno encargado de responder de inmediato a una catástrofe de grandes dimensiones y desde el paso de Katrina, que el 29 de agosto asoló Misisipi, Luisiana y Alabama, ha recibido un vendaval de críticas sobre su lentitud en atender a los afectados. EFE