Removiendo los tentáculos: paredones de la muerte, carteles y drogas

Por Carlos Luis Baron domingo 12 de febrero, 2012

NUEVA YORK.- Removiendo los tentáculos que rodean la tenebrosa orgía criminal que sacude la República Dominicana, tras el objetivo de buscarle remedio a los paredones de la muerte, instalados en cualquier lugar del país por los líderes del crimen organizado, que paulatinamente han ido ocupando el territorio dominicano, mientras, el honorable embajador en Washington-Estados Unidos, licenciado Aníbal de Castro, connotado periodista, al intervenir en una Audiencia del Comité del Senado, reveló que “el criminal Cartel de Sinaloa (México), busca crear una ruta a Europa a través del territorio dominicano”.

Tomando en cuenta seriamente los horribles hechos de sangre que sacuden la sociedad dominicana, la intervención del Comité del Senado norteamericano, a través del Honorable Embajador de Castro, las recomendaciones del ex Alcalde de Nueva York Rudolph Guilliani constituyen aportes dirigidos a contribuir con la nación dominicana, a despojarse de la oscura situación criminal que nos arropa, por lo que debemos proceder a analizarla.

El ex Alcalde Giulliani, al referirse al crimen y la delincuencia que arropa a las familias dominicanas, considera, que es necesario que en el país prevalezca una clara voluntad política, que actúe siempre contra la corrupción y la violación de la ley, especialmente dentro de los sistemas policiales y de justicia.

Giulliani, en reciente visita al país, se reunió con el Honorable Presidente, doctor Leonel Fernández, en el Palacio Nacional.

Ex Alcalde de Nueva York, durante diez años, posición que ocupaba cuando el 11 de septiembre del 2001, se produjeron los ataques terroristas al World Trade Center, hecho que conmocionó a los Estados Unidos y al mundo, en interés de colaborar para combatir el narcotráfico y el crimen organizado, afirmó que “es necesario trazar estrategias a corto y a largo plazo, siendo lo primero una policía honesta, vigilada y segregada de la corrupción.

El embajador de Castro, en su intervención ante el Comité Senatorial para el Control Internacional del Narcotráfico, explicó que “un mexicano llamado Luis Fernando Bertulucci Castillo, confesó tras ser capturado por las autoridades dominicanas, que “el Cartel de Sinaloa, busca crear una ruta a Europa a través de la República Dominicana”. Bertulucci fue extraditado a los Estados Unidos, donde enfrenta cargos por lavado de activos provenientes del narcotráfico.

Es posible, que las autoridades dominicanas hayan obtenido informaciones relacionadas con el referido cartel, por ser de los protagonistas de miles de muertos y ser parte de las tenebrosas acciones criminales que sacuden a la nación azteca.

En su detallada exposición ante el comité senatorial, el embajador de Castro consideró que el Cartel de Sinaloa, podría estar operando en las ciudades de Santiago de los Caballeros, La Vega y Jarabacoa, recibiendo ayuda y protección de grupos criminales dominicanos que operan en la región del Cibao, y donde sus operaciones pueden ser efectivas.

Las autoridades dominicanas no han dicho nada, actitud que podría estar dirigida a ocultar sus actuaciones, especialmente en Santiago, donde cotidianamente ocurren acciones criminales relacionadas con las operaciones de los narcotraficantes.

“Hemos apresado mexicanos que pertenecen al Cartel de Sinaloa. Estructuras de ese grupo criminal han sido detectadas en el país, además, les estamos dando seguimiento a la situación”, afirmó el Mayor General Rolando Rosario Mateo, presidente de la Dirección General de Control de Drogas (DNCD), señalando, además, que “la presencia del Cartel de Sinaloa no es una situación nueva en el país, lo que le fue expuesto al Presidente de la República, doctor Leonel Fernández.

¿Por qué, siendo combatidos con efectividad los narcotraficantes, la criminalidad estremece todos los sectores del país, incluyendo ciudades, en las cuales ni remotamente, sus residentes esperaban que el crimen organizado se iba a reflejar en todas las esferas cotidianas?

El Honorable Embajador Aníbal de Castro y el Honorable ex Alcalde de Nueva York, Rudholp Giulliani, han coincidido exponiendo sobre el narcotráfico y los altos índices de criminalidad que estremecen a las familias dominicanas, al tiempo que se fomenta el porte de armas de todos los calibres en todas las esferas de la isla caribeña.

¿Cuándo podremos retornar a la época de la vida cotidiana afable, entre hermanos que habían prevalecido en la sociedad dominicana?

Esperemos…