Renuncia a su mandato diputado acusado de corrupción

Por lunes 12 de septiembre, 2005

Brasilia, (EFE).- El diputado Carlos Rodrigues, uno de los 18 legisladores brasileños bajo amenaza de destitución por asuntos de corrupción, renunció hoy al mandato a fin de salvar sus derechos políticos, que serían cercenados por ocho años si pierde el cargo.

Rodrigues, un controvertido obispo evangélico del Partido Liberal (PL), es además fundador de la Iglesia Universal del Reino de Dios, que en los últimos años se ha expandido fuera de Brasil y controla un imperio financiero que creció junto con el número de fieles.

El obispo Rodrigues ha sido acusado de haber retirado al menos 400.000 reales (unos 170.000 dólares) de las cuentas bancarias del publicista Marcos Valerio Fernandes, un oficioso interlocutor del Partido de los Trabajadores (PT) para asuntos de finanzas.

Las cuentas de Fernandes, según las investigaciones que se llevan a cabo en el Congreso, sirvieron como canal para entregar dinero a decenas de diputados, que se sospecha que fueron sobornados por el partido del presidente, Luiz Inácio Lula da Silva, con la intención de construir la mayoría parlamentaria que no le dieron las urnas.

Desde esas cuentas ya se ha comprobado que recibieron dinero en forma irregular y no declarada, ni al fisco ni a las autoridades electorales, un grupo de 19 diputados de seis partidos políticos, del que sólo uno no pertenece a la coalición de gobierno.