República Dominicana y la Inversión Extranjera Directa ( IED)

Por El Nuevo Diario jueves 25 de octubre, 2012

La Inversión Extranjera Directa IED es un factor crucial para el desarrollo de las economías mundiales, en los países subdesarrollado o envía de desarrollo como el nuestro, se ha convertido en una de las principales opciones para acelerar el proceso y dar el gran salto hacia el desarrollo. La Comisión Económica Para América Latina (CE PAL) publicó en esta semana específicamente el 23 de Oct. pasado, su reporte acerca del crecimiento de la Inversión Extranjera Directa IED en Latino América y El Caribe. Donde informa que 17 países latinoamericanos recibieron un monto de inversión de US$94,331Millones de Dólares, para un crecimiento de un 8% con relación al primer semestre del año 2011.

En el caso de nuestro país República Dominicana, la CE PAL destaca como IED la compra que hiciera la empresa Ambev a la Cervecería Nacional Dominicana por 1,000 millones de dólares, además de las inversiones realizada por la empresa minera BarrickGold suman un total para el primer semestre deUS$2,398 millones para un incremento de un 145%. Con relación a la primera mitad del año 2011. Sin embargo entiendo que nosotros como país tenemos la responsabilidad de estudiar cuidadosamente cual es el perfil que queremos tener en el orden de captar IED, queremos vender nuestro commodities como lo están haciendo algunos países del sur y Centroamérica, o queremos atraer multinacionales como lo están haciendo México y Brasil.

¿Cuáles son las Característica que debe tener un país para atraer IED? Las característica intrínseca de cada país es muy importante, me refiero a las ventajas comparativas como bien expresaba Adam Smith en su libros sobre la Riquezas de las Naciones, son muy importante y son esta la que están explotando algunos países Suramericano para atraer inversionistas, un país con mayor Ventajas Comparativa tiende a atraer más y mejores inversores. Sin embargo la capacidad de un país para incrementar su productividad, haciendo que sus empresas y las inversiones que estas reciben sea más rentable que en el resto de los países es sin lugar a dudas el principal instrumento con el que se puede contar. Es por eso que vemos países como Suiza, Japón entre otros, que comparado con muchos países latinoamericano su Ventaja Comparativa es inferior inclusive que la nuestra, pero ellos han aprendido el arte de incrementar la rentabilidad de sus recursos y sus inversiones a través de su capacidad para agregar valor a la productividad, y esto lo ha colocado en los primeros lugares en el ranking de competitividad global.

Si queremos recibir más IED debemos apostar a las multinacionales, estas empresas han sido las grandes protagonistas de la globalización, actualmente hay unas 79,000 multinacionales con un numero de filiales superior a 790,000, y cada día más, vemos fusiones y adquisiciones en todas parte del mundo como ha pasado aquí con la cervecería nacional y otras empresas que han sido fusionada o adquirida, esta empresa representan el 85% de la Inversión Extranjera Directa IED del mundo, se dice que si se compara el PIB de las 100 principales economía del mundo 51 serian Multinacionales y 49 países, así de grande son estas empresas.

Las multinacionales han fragmentado sus procesos productivos para un mejor aprovechamiento de sus costes y han colocado las diferentes fases de estos procesos en países que les proporcionen una mayor ventaja comparativa. Los capitales no tienen patria y por eso vemos empresa como Ford Motor Company anunciar sus instalaciones de plantas en Brasil, vemos como Dell y otras empresas tecnológicas ensamblan en Bangladesh u otros países, etc. Todo depende de que tan atractivo sea para sus inversiones y los incentivos que les ofrecen estos países.

En los últimos 35 anos la IED ha expandido por todas las regiones del globo terráqueo, y los países más favorecido han sido los de ingresos bajos y medios, la República Dominicana no debe quedarse al margen, hemos vistos países como Perú, Costa Rica, Panamá, Taiwan, Sur Corea, entre otros, aprovechar las necesidades de estas empresas multinacionales de colocar sus negocios en otras fronteras, convirtámonos en receptores atractivo para los flujos de capitales de la IED y acerquémonos un poquito más a lo que podría llamarse desarrollo.