Respiramos Béisbol, Aprovechemos

Por Carlos Luis Baron miércoles 8 de febrero, 2012

Una vez más el béisbol se apoderó de lo mejor de nuestro rostro colectivo. La nación, con cargas espectaculares de estrés, hiperactiva y más violenta que la cuota a la que hemos estado acostumbrado se fue sumergiendo en el torneo de béisbol profesional otoño / invernal y desde muy temprano en el round robin las pasiones y cargas se fueron concentrando en los equipos y el ritual que la rivalidad implica. La gente, el pueblo, tienen activado un narcisismo que debe ser una reacción a las presiones económicas, a los tantos sacrificios y a las deslealtades que se cruzan en el camino con cierta regularidad. El béisbol tiene ese poder de curación en la colectividad.

La salud emocional de los hijos de Quisqueya se puede modificar, calmar, bajarle el tono agresivo utilizando terapia beisbolistica. Imagínese lo que se podría hacer si todas las actividades, ligas, torneos, selecciones, infraestructuras, proyectos de nación, intercambios internacionales desde el Clásico hasta la Serie Mundial de las pequeñas Ligas, academias de Grandes Ligas y locales estuvieran bajo la lupa de un gran proyecto de desarrollo con miras económicas y con el apoyo del estado, en respuesta a todo lo grandioso que ocurre en este universo aun cuando apenas se le presta atención.

El béisbol es uno de nuestros principales recursos, lo ha sido por un largo periodo pero se desplaza sin los programas, sin las infraestructuras necesarias, sin los apoyos a las familias, y aun así produce resultados económicos y sociales que son notables en nuestra sociedad. El béisbol debe servirnos, además del amplio abanico socioeconómico que ya cumple de manera espontánea, para motivar a la juventud a buscar conquistas académicas.

El juego se debe industrializar a niveles amplios y poner a bailar en esta gran fiesta a los productos que están ligados a su dinámica, que se conecten con la colectividad a través del consumo de hidratantes, chicles, academias de idiomas, parafernalias del juego, y porque no, bienes raíces, automóviles, ropas, símbolos de estatus, restaurantes, seguros, servicios médicos, soluciones…. Soluciones que no se tienen que escarbar, saldrán a flote desde que se trate el béisbol como una industria que beneficia tantas personas, que en su justa medida beneficia ampliamente a la nación.

Como Presidente de la Federación Dominicana de Béisbol y un profesional de las ciencias sociales y de los medios masivos de comunicación, reconozco que mi entusiasmo en ocasiones se ha disparado en procura de hacer ver mi punto, que en definitiva requiere de una revolución en la manera de cambiar el enfoque y aceptar que día a día se pierden recursos y se desaprovechan opciones que solo requieren un formato y echarlas a andar. El béisbol es lo mejor que me ha pasado. El béisbol es lo mejor que le ha pasado a la República Dominicana.

El béisbol será, si se libera de su suerte al azar, uno de los principales instrumentos de nuestro desarrollo. Pero mi punto coincide con los puntos del programa de Danilo Medina, y estoy plenamente convencido de que estos planteamientos caen dentro de la promesa de “Hacer lo que nunca se hizo”. La democracia, como la visualizamos los que leímos a Bosch, es un espacio limitado para poner ideas sobre la mesa, en bienestar de la nación.

titopereyra@gmail.com