Respuesta desigual del electorado a votar en defensa democracia

Por domingo 4 de diciembre, 2005

Caracas, 4 dic (EFE).- Un dividido electorado venezolano respondió de forma desigual al llamado del presidente Hugo Chávez a votar en "defensa de la democracia" en las legislativas de hoy, a las que no se presentaron los principales partidos de oposición.

El nivel de abstención y hasta dónde el oficialismo ha salido aún más reforzado de lo que ya está en la Asamblea Nacional, son las únicas dudas a resolver de estas elecciones, cuyos primeros resultados no se conocerán antes de las 00.00 GMT.

Hasta primeras horas de la tarde, los centros de votación del acomodado este de Caracas, zona eminentemente opositora, estaban casi desiertos en contraste con los del oeste, donde predomina el oficialismo, que presentaban mayor concurrencia de votantes.

Nélida Salazar, trabajadora bancaria de 43 años, manifestó entusiasta a EFE que se levantó "bien temprano para defender la democracia y votar" en el colegio Martín Sanabria de la popular barriada "23 de Enero", en el oeste de Caracas.

Tocada con la boina roja característica del "chavismo", Salazar afirmó que no se dejó amilanar por la pertinaz lluvia que caía sobre Caracas, y votó "para demostrar a la oposición que van a fracasar en su intención de sabotear el 'proceso revolucionario'".

En la lluviosa jornada electoral, el oeste y centro de la ciudad, plagados de propaganda de los grupos oficialistas, mostraba el aspecto habitual de los domingos, con mercados populares llenos, niños jugando béisbol, y humeantes carritos de comida criolla rodeados de clientes.

Inusual era la falta de transeúntes en los barrios adinerados de Caracas y también la abundante presencia policial y militar por toda la ciudad, con efectivos armados en puntos estratégicos, además de patrullas en motocicleta.

En un centro electoral del este capitalino con una afluencia casi nula de votantes, el arquitecto Alexis Rodríguez expresó a EFE que "sólo votando podemos defender nuestros derechos y ayudar a mejorar el país".

Para el arquitecto de 50 años, la deserción de buena parte de los candidatos opositores en plena carrera "demuestra que, pese a todo, en Venezuela hay democracia y hay libertad".

El coordinador del colegio electoral San Agustín (este), Ricardo Lazo, dijo a EFE que no hubo problemas de ningún tipo, y "sólo han faltado los votantes, que esperamos se animen y vengan más tarde".

Amparado de la lluvia bajo el portal de otro colegio electoral del este de la ciudad, el opositor general retirado Carlos Alfonzo Martínez explicó a EFE que acudió a votar para también "promover la participación democrática" en el país, porque es el "único camino hacia la paz y la unidad".

"Es importante ejercer el voto, en especial después de los avances alcanzados (por la oposición) con el Consejo Nacional Electoral (CNE)", añadió Alfonzo, que fue procesado en 2004, como uno de los instigadores del paro petrolero del año anterior.

El CNE aceptó auditar el 45 por ciento de las máquinas de votación y eliminar las "capta huellas", máquinas que evitaban la duplicidad del voto, entre otras exigencias de la oposición para participar en las elecciones legislativas.

Aún así, los principales partidos opositores anunciaron a lo largo de la semana que retiraban sus candidaturas después de haberse comprometido a participar ante las autoridades electorales, la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea (UE).

En el colegio electoral Luis de Camoes, en el centro de Caracas, una pequeña fila de electores esperaba su turno para sufragar, entre ellos una pareja de "trabajadores públicos" que pidió el anonimato al confesar que "debieron acudir a votar" por orden de sus jefes.

Tras la inesperada auto exclusión de gran parte de la oposición, el vicepresidente venezolano, José Vicente Rangel, dijo que la "abstención" era el gran competidor a vencer en los comicios legislativos.

Antes de la retirada de candidatos, todas los sondeos presagiaban un nuevo amplio triunfo del oficialismo, junto a una gran abstención, que la oposición espera que supere el 80 por ciento.