Revolución permanente y evolución política

Por Carlos Luis Baron jueves 12 de julio, 2012

He leído y analizado con mucho detenimiento la opinión publicada por el Lic. Emiliano Pérez Espinosa en varios periódicos digitales: “El Lic. Danilo Medina y la revolución permanente Dominicana”. La misma me parece ser un aporte positivo para el análisis político y aunque coincido en muchos aspectos con dicha opinión, mi visión enfoca tópicos que considero también interesantes al momento de tratar de interpretar lo que ha estado sucediendo en el espectro socio-político dominicano principalmente en el periodo del post-trujillato.

Pero antes de entrar en materia, deseo que me permitan profundizar un poquito sobre la vida de León Trotsky, de quien el Lic. Pérez Espinosa habla en su opinión. A mi modo de ver Trotsky constituyó un ejemplo de firmeza práctica e ideológica que  debe ser emulado. El caso de Trotsky y Stalin es el típico caso de las luchas por el control del poder que se dan cuando en un proceso tan complejo –como fue el caso de la Revolución de Octubre- repentinamente desaparece el líder de ese proceso, en este caso Lenin. Los méritos del fundador del Ejercito Rojo son incuestionables, al margen de las contradicciones que tuvo eventualmente con Lenin y luego con Stalin. Pero la historia esta ahí y aunque Stalin pudo manipular fotos y documentos sobre Trotsky, lo que nunca pudo negar fue que Lenin asignó las tareas trascendentales y mas comprometedoras solo a Trotsky. Y finalmente, la única forma como Stalin pudo callar el pensamiento y la oratoria de Trotsky fue mandándole a clavar cobardemente una pica en su cerebro precisamente en el mismo momento en que éste producía intelectualmente en su casa de Coyoacán, México DF.      

Ahora bien, el objetivo del Lic. Pérez Espinosa es hacernos entender lo que esta sucediendo en la Republica Dominicana dentro del contexto de “La Revolución Permanente”, teoría ésta expuesta por Trotsky en 1930, pero que en realidad es un concepto teórico marxista introducido por Marx y Engels entre 1845 y 1850. Lo que hizo Trotsky fue retomar el concepto y aplicarlo a la Rusia de la que él fue testigo viviente, lo cual planteó desde 1905. Sin embargo, no fue hasta 1930 –cuando ya estaba fuera del poder- que escribió sólidamente sobre el tópico y lo enriqueció con las lecciones aprendidas hasta ese momento. Según la concepción trotskista de la Revolución Permanente, la burguesía contemporánea de los países atrasados –como es el nuestro- es incapaz de llevar a cabo la revolución democrático burguesa, debido a factores como su debilidad histórica y su dependencia del capital imperialista. En consecuencia Trotsky plantea que es el proletariado quien debe encabezar ese proceso.

Pero en la República Dominicana, ¿Es el proletariado capaz de encabezar el proceso revolucionario democrático burgués? Obviamente que no. Y es aquí la importancia principal en la discusión planteada por el  Lic. Pérez Espinosa, la cual nos permite reflexionar sobre algo tan importante, pero que muchos pasan por desapercibido.

¿Cuales son las características principales del proceso del post-trujillato? Obviamente, que la burguesía nacional ha demostrado una incapacidad total del entendimiento de su rol en una revolución democrática burguesa. Entonces, aquí si que encaja el pensamiento orientador y transparente de Danilo Medina, quien aparte de Bosch, ha sido el único presidente electo que ha tenido la decisión y firmeza de orientar a la burguesía nacional en el sentido de que sus intereses y los de toda la nación se ven amenazados por el nivel de pobreza en que vive nuestro pueblo. Que nadie va a comprar lo que no puede comprar. Que bajos ingresos solo inducen a bajos consumos y limitación para satisfacer las necesidades. Que sin ningún temor tienen que ser más que participantes, los primeros promotores de los grandes acuerdos estratégicos nacionales: reforma fiscal integral, educación y energía. Que como ya no hay relección consecutiva, ni ambiciones desmedidas, ni semejanza a lo divino, nuestros planes son concretos y creíbles, y por lo tanto dignos de la confianza de todos los sectores que gravitan en nuestra nación. En fin, que si pueblos como Corea del Sur y Brasil han sido capaces de concretizar un gran acuerdo nacional y con ello cambiar la calidad de vida de sus habitantes, entonces nosotros también podemos hacerlo.

Pero si a alguien le queda duda de que en la República Dominicana es la pequeña burguesía el sector de clase que esta jugando el papel de liderazgo en la revolución democrática burguesa, debemos presentarle los indicios de madurez de clase que ha experimentado este sector después de la muerte de Trujillo. Solo me voy a remitir a citar un párrafo de Composición Social Dominicana del Profesor Juan Bosch del Tomo VI Textos Históricos-Sociales de sus Obras Completas sobre lo sucedido al final del gobierno de Horacio Vásquez: “Pero sucedió que al termino de ese periodo prolongado a seis años los aspirantes presidenciales dentro del horacismo, miembros de la pequeña burguesía en su sector mas alto, siguieron sus impulsos típicamente pequeñoburgueses y no se pusieron de acuerdo para que el equipo de gobierno se renovara, aunque fuera dentro del campo horacista, y prefirieron aconsejar a don Horacio que se reeligiera”. Y el resto de la historia ya la sabemos, Trujillo instalado por 30 años en la más férrea dictadura conocida en nuestro pueblo.

Pero los tiempos cambian y la evolución más que una teoría es una realidad. El mejor ejemplo del desarrollo cualitativo de la pequeña burguesía dominicana lo acaba de dar el PLD al entender  que lo que hicieron los horacistas en 1930 fue un error político que costo mucho dolor y sangre a nuestro pueblo. Todo lo contrario, el liderazgo pequeño burgués dominicano representado en el PLD  entendió la importancia histórica de sus decisiones y con ello dió paso a Danilo Medina, quien sin lugar a duda será un presidente ético y moral, y quien con motivos de profunda y sincera satisfacción arrancara desde ya el llanto alegre de la mayoría de los dominicanos al verlo ceñirse la banda tricolor el próximo 16 de Agosto, Dios mediante.

Ramón Santana. Dominicano residente en Teaneck, NJ, USA