Reyes aceptó el reto de sus compañeros y los encamino al triunfo

Por jueves 19 de octubre, 2006

Nueva York (EEUU), 19 oct (EFE).- La filosofía de los Mets de Nueva York de que en cada partido surja un jugador decisivo se mantuvo una vez más en el sexto de la Serie de Campeonato con el torpedero dominicano José Reyes, que se convirtió en la gran figura.Los Mets necesitaban que otros jugadores aparte de los boricuas Carlos Delgado y Carlos Beltrán contribuyeran a la ofensiva si iban a sobrevivir a los lanzamientos del abridor Chris Carpenter y a los Cardenales de San Luis.

Reyes, consciente que estaba ante el mayor reto de su corta carrera profesional en las Grandes Ligas, lo aceptó y no sólo destacó en el ataque, con su primer jonrón de la fase final, sino que también brilló de manera especial en la defensa para que los Mets ganasen 4-2 a los Cardenales y empatasen a 3-3 la serie que disputan al mejor de siete.

El torpedero dominicano con un jonrón solitario en la parte baja de la primera entrada levantó las esperanzas de los Mets que entraron al sexto partido de la serie con la eliminación tocando la puerta.

"Ese jonrón marcó la pauta porque nos quito pronto la presión de anotar", dijo Delgado que se fue 4-0. "No importa quien pegue los jonrones o anoten las carreras lo que importa es ganar", agregó el puertorriqueño.

Reyes fue el primer jugador de los Mets que visitó la caja de bateo y luego de haber recibido una bola y un "strike" del abridor Carpenter conectó el tercer lanzamiento del lanzador para mandarlo sobre la barda del jardín derecho.

"Mis compañeros me exigieron antes del partido que tenía que llegar a base creo que se me paso la mano", dijo Reyes. "Todos salimos obligados a dar nuestro mejor esfuerzo si queríamos seguir vivos y afortunadamente cumplimos", agregó.

Reyes con sus cuatro turnos al bate se fue de 4-3, anotó dos carreras y se robó dos bases.

El torpedero quisqueyano reconoció que solamente buscaba embasarse para dar más oportunidad de empujar carreras a los bateadores que producen las carreras y cumplió con matrícula.

Gracias a su aportación, los Mets disputaran hoy, jueve, el séptimo partido para decidir al campeón de la Liga Nacional y al rival de los Tigres de Detroit, campeones de la Americana, en la Serie Mundial.

"Solamente estaba buscando embasarme porque en una reunión con mis compañeros antes del juego me dijeron que simplemente tratara de estar en base y darle oportunidad a Carlos Beltrán y Carlos Delgado de remolcar carreras", dijo Reyes.

Los fanáticos que llenaban el en Shea Stadium comenzaron a corear "José, José, José" en cada turno y Reyes respondió con el jonrón que iba a cambiar toda la historia del partido.

Fue el primer jonrón abriendo partidos en postemporada desde que Johnny Damon bateó uno para los Medias Rojas de Boston, precisamente contra los Cardenales, en el cuarto partido de la Serie Mundial del 2004.

Reyes explicó que lo que recibió de Carpenter fue una recta cortada y le permitió batear de hit por el quinto partido consecutivo y el séptimo de los nueve juegos que se han disputado en la fase final del campeonato.

El torpedero dominicano batea para .391 (23-9) y tiene dos partidos que ha pegado tres indiscutibles.

"Me siento muy ilusionado por poder ayudar a mi equipo a extender la serie aquí en la casa y tener la oportunidad de disputar el séptimo para llegar a la Serie Mundial", subrayó Reyes, que ya protagonizó la temporadas más completa de un torpedero en la historia de los Mets y al mismo tiempo del béisbol.

Reyes bateó .300 de promedio con 19 cuadrangulares, 17 triples, 30 dobles, 64 robos, 122 carreras anotadas y 81 remolcadas después de haber pegado 194 imparables en 154 partidos.

"Aún tenemos que ganar cinco juegos más para lograr lo que queremos, que es el título de campeones de la Serie Mundial", dijo Reyes. "Debemos aprovechar el momento y no perder la concentración para el séptimo partido".

Beltrán no estuvo espectacular, pero anotó una vez, conectó un imparable y remolcó una carrera con sus cuatro oportunidades al bate.

"Somos un equipo y debemos ganar y perder con la ayuda y aportación de todos, por lo tanto Reyes esta vez fue el que más puso y mantuvo nuestra filosofía que siempre encontramos recursos para conseguir la victoria", valoró Beltrán.

En la lomita también hubo presencia del talento latino con el relevista dominicano Guillermo Mota, que lanzó dos tercios de entradas a la perfección.

Mota salió en la séptima entrada al relevista Corey Bradford que puso en peligro la ventaja de 2-0 que llevaban los Mets al permitir que el dominicano Ronnie Belliard alcanzara base.

Pero Mota ingresó luego de que Bradford consiguió un "out" para enfrentar al bateador emergente Chris Duncan que pegó un rodado de "doble matanza" para terminar la entrada y salir del apuro.

En causa perdida el toletero dominicano Albert Pujols se fue 3-2 pero no anotó ni remolcó carreras y su compañero el dominicano Juan Encarnación se fue 3-1 y anotó una carrera.

"Estuvimos dormidos en el sexto partido, pero el séptimo será otra historia muy diferente y saldremos para conseguir la victoria", adelantó Pujols.EFE