“Rita” paraliza la producción en el corazón energético de EEUU

Por sábado 24 de septiembre, 2005

Washington 24 sep (EFE).- El huracán "Rita" no sólo ha provocado la evacuación de millones de personas, inundaciones y hasta muertos, sino que también ha tocado un punto que le duele mucho a EEUU, el sector energético del Golfo de México. El 99 por ciento de la producción de las refinerías situadas en esa región, -considerada el corazón energético del país-, quedó paralizada incluso antes de la entrada de "Rita", cuando aún se recupera de los daños que provocó "Katrina" en sus instalaciones.

Un total de 19 refinerías de Texas y Luisiana han cerrado sus puertas, lo que obligará a un recorte de la producción y, más adelante, a un nuevo incremento del precio de las gasolinas.

Los complejos petroleros y químicos han quedado desiertos, sus trabajadores han sido evacuados y, al daño que pueda acarrear "Rita" en el suministro y los precios, se podría sumar también una fuga tóxica, tal y como han alertado algunos grupos ecologistas.

El gobernador de Texas, Rick Perry, aseguró que el estado saldrá de ésta y confirmó que algunas autoridades estatales se han puesto en contacto con los responsables de las plantas evacuadas para "tomar las medidas adecuadas para proteger sus instalaciones".

El freno a la producción aún no ha repercutido en un nuevo incremento de los precios del petróleo, pero sí ha agravado la muy complicada situación de las decenas de miles de personas que se han echado a la carretera para huir de la trayectoria de "Rita".

El problema es que muchas gasolineras se quedaron sin suministro debido a la oleada de evacuaciones en grandes áreas metropolitanas, como la de Houston o la de Dallas en Texas.

Las cadenas de televisión muestran escenas de automovilistas enfurecidos que, después de hacer largas colas en las estaciones de servicio, se quedaban sin saber qué hacer al enterarse de que no quedaba más combustible.

Los expertos alertan de que esa frustración podrá repetirse en los próximos días si las refinerías del Golfo no restablecen pronto la producción.

Según el responsable interino de la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA) en la región, David Paulison, se han enviado cargamentos adicionales de combustible al Estado de Texas.

Es una solución a corto plazo que no resuelve los estragos que el huracán puede ocasionar, ya no sólo en el sector energético, sino también en la economía nacional.

El economista Robert Brusca declaró a la cadena de televisión CNN que además de elevar los precios de la gasolina, esta crisis conllevará "la pérdida de crecimiento económico" y, lo que es peor, incluso "una recesión".

Si los ciudadanos tienen que pagar más por la gasolina, recortarán gastos de otro lado, y eso afectará al consumo interno.

Los gastos energéticos de una familia, -incluyendo coche y casa-, representan normalmente en torno al 5 por ciento de su presupuesto, pero este año los analistas prevén que ese porcentaje podría aumentar hasta en un 50 por ciento, para colocarse en el 7,5 por ciento.

La razón es que, además de pagar más en sus facturas de gasolina, también verán incrementos considerables en las de electricidad y, sobre todo, en las de la calefacción.

Los estadounidenses soportan poco el aumento del precio del combustible ya que, según una encuesta reciente, están dispuestos a pagar más impuestos para ayudar a las víctimas de los huracanes antes que pagar más por la gasolina.

El secretario de Energía, Samuel Bodman, pronosticó que en las tres próximas semanas EEUU tendrá que importar combustible para sustituir el suministro procedente de las refinerías en la costa del Golfo.

Según datos recientes del Departamento de Energía, el huracán "Rita" interrumpió el refinado de unos 2,2 millones de barriles diarios de gasolina y 1,2 millones de barriles diarios de combustible para calefacción.

"El total de capacidad de refinado suspendida suma casi 5 millones de barriles diarios", precisó la Agencia de Información del Departamento de Energía.

En la ruta de los dos ciclones, "Rita" y "Katrina", se encuentran cientos de plataformas de exploración y extracción de petróleo en el Golfo, de donde se obtiene el 27 por ciento del crudo estadounidense.

Las refinerías de la región producen aproximadamente el 25 por ciento de los combustibles que consume Estados Unidos. EFE