Sacerdote alaba trabajos de Sued en la Sindicatura

Por miércoles 13 de agosto, 2008

SANTIAGO. , 13 de Agosto 2008.- Un sacerdote que ejerce su trabajo pastoral en los barrios marginados de la zona Norte y Noroeste de esta ciudad, se desbordó en elogios hacia el síndico José Enrique Sued Sem y la administración municipal que dirige.

“José Enrique Sued Sem es el síndico más eficiente, honesto y trabajador que tiene no sólo Santiago, sino el país en general”, tronó Diógenes Hernández Taveras al hacer uso de la palabra durante la ceremonia de inauguración de la Casa Club de Los Salados.

Elogió la manera como se invierten los recursos municipales en esta administración “ya que mientras Sued extiende el peso como el chiclet, el gobierno central lo contrae”.

Puso como ejemplo unas callecitas construidas en Los Salados por parte de las autoridades del gobierno, en cuyos trabajos anunciaron que habían invertido varios millones de pesos.

“Sin embargo, el Ayuntamiento hace obras y me quedo maravillado con el bajo presupuesto empleado, por eso es que a Sued le rinden tantos los recursos, diría que hace como el chiclet”, sostuvo el padre Hernández Taveras quien ejerce en Cienfuegos, Camboya, Los Salados y Los Reyes, entre otros sectores de la zona Norte y Noroeste.

Este cura fue quien bendijo las nuevas instalaciones recreativas entregadas por el síndico a los grupos organizados de Los Salados recientemente. Su participación fue de casi 30 minutos.

Su corazón en el pueblo

El pastor católico dijo de Sued que ha puesto su corazón “en el pueblo y en la comunidad de Santiago” lo que se evidencia en la entrega, casi a diario, de obras de infraestructura que demandan las juntas de vecinos y otros grupos. Tras decir esto lanzó ante decenas de personas un ¡que viva José Enrique Sued!

Entre otras comunidades donde se ha sentido la mano del Ayuntamiento, aparte de los sectores marginados de esta ciudad, el padre Hernández Taveras mencionó a Ranchito de Piché, Salamanca “y otras de la zona montañosa donde vive gente noble y trabajadora”.

“A mi se me habían secado hasta los pies y la garganta, pidiendo una callecita en Vuelta Larga y en el gobierno nadie quiso hacer caso, hasta que Sued nos resolvió el problema”, sostuvo más adelante el cura, que aplicó la frase bíblica de que “por sus frutos lo conoceréis”.

Un Palacio

En cuanto a la Casa Club entrega por el síndico en Los Salados dijo que “este es un Palacio” y se manifestó regocijado por estas instalaciones ya que permitirán a los grupos tener un lugar adecuado para realizar sus actividades.

Calificó el sacerdote “de mentirosas” a las personas que viven pregonando que Sued nada más hace iglesias ya que está demostrado que construye parques, escuelas, puentes, calles, aceras, contenes, canchas deportivas, obras que requieren los moradores del campo y la ciudad.