Salud Pública pondera éxitos y ventajas del programa de fortificación de Alimentos

Por viernes 1 de agosto, 2008

La subsecretaria de Nutrición, doctora Matilde Vásquez, aseguró que con la fortificación de las harinas con hierro y ácido fólico, acción que se realiza en coordinación con las empresas productoras de esos alimentos, Salud Pública está resolviendo un gran problema sanitario en que respeta a las hambres ocultas el país.

La funcionaria dijo que el programa no sólo está dirigido a las más de 170 mil embarazadas que reciben de manera gratuita hierro y ácido fólico en los centros públicos de salud, sino también a los escolares porque dichas vitaminas deben consumirse antes de la edad reproductiva.

El proyecto de fortificación de alimentos con micronutrientes se desarrolla en el país con apoyo de la alianza global para mejorar la nutrición, a través del Banco Mundial, informó la doctora Vásquez.

La funcionaria se expresó en esos términos luego de la conferencia magistral “Defectos del Tubo Neural, como expresión del Hambre Oculta por Deficiencia de Acido Fólico”, la cual fue dictada por los doctores Joe Mulinare y Jorge Rosenthal, del CDC de Atlanta.

De su lado, el doctor Joe Mulinare dijo que con la inversión de pocos recursos en el citado programa se pueden prevenir los defectos que produce el tubo neural como expresión de hambres ocultas por deficiencia de ácido fólico.

Vásquez dijo que “estas no son inversiones tan grande en relación al beneficio que se obtiene ya que se puede prevenir esos defectos que representan no problema para Salud en término de enfermedad, sino también por la discapacidad que producen.

Asimismo, dijo que la deficiencia de ácido fólico es una de la primera causa muerte neonatal en el mundo lo que afecta los indicadores de la mortalidad infantil.

Dijo que además de la fortificación de las harinas, esa dependencia trabaja para que en este año también sean incluidas las avenas que se consumen en el país, y que ya una empresa ha iniciado el proceso.

La actividad forma parte de las acciones que desarrollará la SESPAS durante el mes de agosto las cuales están relacionadas a la nutrición y la lactancia materna, las que a su vez forman parte del “Año Nacional de Promoción de la Salud.

“Cuando hablamos de fortificación de las harinas solo pensamos en los temas de suplementación con micronutrientes, especialmente, los que están dirigidos a las madres y a los niños, y nos olvidamos del ácido fólico que con una pequeña contribución podemos ayudar a resolver un gran problema de Salud Pública”, agregó Vásquez.

Explicó que “es muy difícil manejar no solamente para la familia que recibe un producto que haya sido afectado por deficiencia de ácido fólico y que termine en un defecto del tubo neural, o sea son problemas muy difíciles de manejar desde los puntos de vista, de salud y emocional, sin embargo con medidas sencillas desde el punto de vista de nutrición podríamos mejorarlo”.

Refirió que desde la primera administración del presidente Leonel Fernández en el país se están fortificando las harinas, tanto de trigo como de maíz, con hierro, ácido fólico y vitamina del complejo B.

Dijo que el programa dirigido a embarazadas y a los escolares está en proceso de expansión para resolver el gran problema que produce los defectos del tubo neural, informa la funcionaria a través de la Dirección Estratégica de Comunicación de la SESPAS.

“El hambre oculta es todos los trastornos que se producen en la salud y el bienestar, producto de la deficiencia de micronutrientes. O sea hay hambre ocultas como la anemia, que se debe a deficiencia de hierro y hay hambre oculta a causa de deficiencia de ácido fólico que produce serios trastornos de salud”, explicó.