Se agota plazo para evitar costosa huelga transporte de N.York

Por jueves 15 de diciembre, 2005

Nueva York, 15 dic (EFE).- Sindicatos y administración negocian contrarreloj para evitar que a medianoche de hoy se inicie una huelga en el transporte publico de Nueva York, que podría tener unos efectos devastadores para la economía de la ciudad.

La protesta dejaría sin medio de transporte a cerca de siete millones de ciudadanos y, según cálculos del ayuntamiento, causará pérdidas a las empresas y comercios de la ciudad de alrededor de 400 millones de dólares diarios.

La huelga se iniciaría a las 24,00 horas de hoy (05.00 GMT), que es cuando vence el convenio colectivo de unos 34.000 empleados de la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA, por sus siglas en ingles) que reclaman una mejora de sus condiciones laborales, especialmente salarios y pensiones.

En un intento de prepararse para lo peor, los neoyorquinos analizan el precedente de la huelga que tuvo lugar en 1980, que paralizó la actividad de muchas empresas y les obligo a sacar a la calle bicicletas y patines para poder llegar a los puestos de trabajo.

No obstante, las bajas temperaturas (en torno a cero grados, con posibilidad de lluvia y nieve) que se esperan para mañana, viernes, han hecho desistir a los ciudadanos de acceder andando o en bicicleta a Manhattan, pese al llamamiento del alcalde Michael Bloomberg.

El alcalde, en un intento de que los daños económicos sean los mínimos, ha anunciado que él mismo cruzará el puente de Brooklyn andando, para llegar al ayuntamiento a la hora prevista.

En esta ocasión, el republicano Bloomberg se ha mostrado más moderado que en las negociaciones del año 2002 cuando, rodeado de cámaras de televisión, fue a una tienda a comprarse una bicicleta de 800 dólares e invitó a todos los neoyorquinos a seguir su ejemplo.

Muchas empresas han comenzado a tomar medidas para evitar que la protesta afecte su actividad económica, entre ellas la Bolsa de Wall Street, que ha animado a sus empleados a organizarse en coches, o bien han puesto a su disposición furgonetas y autobuses privados.

Según cuenta hoy The Wall Street Jounal, la Asociación de Firmas Bursátiles ha alquilado cerca de medio centenar de autobuses privados, para poder transportar a los trabajadores a una veintena de firmas localizadas en el Bajo Manhattan.

El ayuntamiento ha establecido, además, un plan de contingencia para los días de huelga, que obligara a los vehículos que entren en la isla de Manhattan a llevar al menos cuatro ocupantes, y a los taxis a recoger varios pasajeros en un mismo trayecto, entre otras medidas.

A falta de unas horas para el inicio de la huelga, prosiguen las negociaciones entre la MTA y el sindicato TWU Local 100, que representa a unos 34.000 empleados, si bien las posiciones siguen encontradas.

En la negociación, la MTA ha propuesto pactar un convenio colectivo de 27 meses de vigencia, con un incremento salarial total del 6 por ciento.

El sindicato solicita un aumento mayor, 8 por ciento durante tres años, con el argumento de que esta corporación pública acumula este ejercicio un superávit de 1.000 millones de dólares.

No obstante, la MTA considera que este dinero ya está comprometido por sus necesidades de financiación de las pensiones, los costes de seguros médicos y las mejoras en materia de seguridad en el sistema de transporte.

En declaraciones a la prensa, el presidente de la MTA, Peter Kalikov, hizo un llamamiento al consenso y pidió la intervención de un arbitro en caso de que no se llegue a un acuerdo antes de la medianoche.

El presidente del sindicato, Roger Toussant, rechazó totalmente la propuesta de arbitraje e insistió en que se mantiene en pie la convocatoria de huelga.

"Estamos muy decepcionados con los comentarios del presidente Kalikov. Es la primera vez que le escuchamos durante estas negociaciones, y habló en conferencia de prensa, en lugar de en la mesa de negociaciones", explicó.

"Es irónico que haga esa declaración cuando tenemos docenas de representantes sindicales y de la compañía sentados en la mesa", añadió. EFE