Se agrava crisis en Brasil; Lula ve alejarse aliados

Por lunes 29 de agosto, 2005

Brasilia, (EFE).- Un diputado brasileño renunció ayer desde la tribuna parlamentaria al Partido de los Trabajadores (PT), que fundó en 1980 el presidente del país, Luiz Inácio Lula da Silva, por la "crisis ética" en que se ha sumergido esa fuerza política.

"Ya el distanciamiento del gobierno (de Lula) con los programas históricos del partido decepcionaban, pero la cuestión ética ha sido definitiva" en su decisión de renunciar, explicó el diputado André Costa en un inesperado pronunciamiento ante el pleno de la Cámara.

Costa es el primer parlamentario del PT que se aleja del partido desde que serias denuncias de irregularidades en esa formación han sumergido a Brasil en una grave crisis política.

Sin embargo, fuentes políticas sostienen que la renuncia de Costa será solamente el comienzo de una desbandada, hasta ahora contenida por las elecciones internas que el PT ha convocado para el 18 de septiembre.

Costa aprovechó su discurso para criticar también al gobierno de Lula.

"No se puede concordar con el continuismo de la política económica, con las políticas sociales asistenciales y la timidez de la política ambiental de este gobierno", afirmó el diputado, que se había afiliado al PT en 1993.

Desiste de seguir en partido de Lula

Porto Alegre (Brasil), (EFE).- El ex ministro de Educación brasileño Tarso Genro, que dejó el gobierno para presidir el Partido de los Trabajadores (PT), desistió ayer de aspirar a la reelección en los comicios internos de esa formación, en septiembre próximo.

Genro dijo en conferencia de prensa que tomó esa decisión después de "entender" que no hay consenso para la "transición con ruptura" que ha planteado para "refundar" el partido, inmerso en una grave crisis de corrupción que ha alcanzado incluso al gobierno del presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Genro abandonó el gobierno a fines de julio pasado para asumir la presidencia del PT, después de que toda la dirección nacional del partido renunció acorralada por escándalos de corrupción.

Según fuentes políticas, Genro era el candidato que Lula quería para el Campo Mayoritario, la fracción que controla el 60 por ciento de los cargos en el partido, en las elecciones internas previstas para el 18 de septiembre próximo.