Se apagó una estrella

Por Carlos Luis Baron viernes 1 de junio, 2012

SANTO DOMINGO, R.D.- La conocí pareciendo ser una estrella y lo era de vedad de la política juvenil universitaria, en los años calientes cuando la era de los 12 años del gobierno tirano de Joaquín Amparo Balaguer, se trata de la destacada dirigente del Frente Universitario Socialista Democrático FUSD, órgano estudiantil apéndice del Partido Revolucionario Dominicano PRD en la Universidad Autónoma de Santo Domingo UASD a principio de la década de los 70 cuando yo apenas era una niña.

Se trata de Iluminada Santos (fellita) quien se nos fue de este mundo en el día de ayer para pasar a mejor vida en paz en los reinos de los cielos, como si se negase a seguir viendo los horrores de este mundo y sobre todo aquellos que suceden en la República Dominicana, su patria por la que lucho y que tanto amó.

Fellita como todos le conocíamos fue una gran luchadora revolucionaria, quien llegó a ser candidata al Colegio Universitario en 1974 y que me corrijan sino no fue esa fecha, junto con el hoy destacado poeta Tony Raful y Sebastián del Pilar, en las elecciones estudiantiles a la Federación de Estudiantes Universitarios Dominicanos FED.

Iluminada Santos se destacó en los trabajos juveniles junto a Winston Arnaud, también fallecido, cuando éste se desempeñaba como Secretario General de la Juventud Revolucionaria Dominicana del cual ella ostentó la posición de directora de la Juventud Femenina del PRD.

Ella fue una mujer encantadora, pues no sólo como persona, sino también de una belleza excepcional de lo que hoy solo nos quedan gratos recuerdos y damos gracias al todo creador por permitirnos haber conocido a un ser humano tan valioso a una revolucionaria de gran lucha y sobre todo como persona, el cual trabajó sin descanso por la causa que ella creyó en tiempos tan difíciles sobre todo para los jóvenes pensantes.

A sus familiares solo nos restas decirles que tengan conformidad y que en el paraíso allí estará ella (Fellita) a la espera cuando llegue el momento del gran encuentro no únicamente de sus familiares, sino también de todos quienes les conocimos.

Descansas en paz adorada Fellita, descansas en paz querida amiga y hermana, tranquilidad para tu cuerpo y luz eterna para tu alma, Dios está contigo, porque tú no has muerto sino que eres un ángel que ha volado has el firmamento para reunirte con el señor, amén.

Autora: Olga Capellán