Se refuerza tesis de dinero cubano para partido gobernante

Por jueves 10 de noviembre, 2005

Brasilia, 10 nov (EFE).- La tesis de que dinero procedente de Cuba abonó la campaña de Luiz Inácio Lula da Silva a la Presidencia de Brasil se reforzó hoy en el Legislativo, ante contradicciones de dos personas que revelaron el asunto a una revista local.

Las contradicciones surgieron ante una comisión parlamentaria que investiga denuncias de corrupción en torno al Gobierno de Lula y su Partido de los Trabajadores (PT) e interpeló hoy a dos personas directamente vinculadas al ministro de Hacienda, Antonio Palocci.

Rogerio Buratti, un ex asesor de Palocci cuando éste era alcalde de la ciudad de Ribeirao Preto, insistió en que supo de la historia del dinero cubano por medio de Ralf Barquete, otro ex colaborador del ministro que falleció el año pasado.

Según Buratti, el dinero llegó a Brasilia y luego fue llevado a Ribeirao Preto por Vladimir Poleto, quien fue oído inmediatamente por la comisión y comenzó negándolo todo, protegido por un "hábeas corpus preventivo" que impedía a los parlamentarios ordenar su detención en caso de que fueran detectadas mentiras.

Poleto, quien también trabajó en la alcaldía de Ribeirao Preto con Palocci, dijo que el periodista Policarpo Junior, de la revista Veja, que publicó la historia, le citó bajo "coacciones" para que refrendase la tesis de que dinero cubano había llegado a la campaña de Lula.

Explicó que cuando se encontró con el periodista de Veja, había "bebido demasiado", por lo que aseguró que el contenido de la entrevista no podía ser considerado, si es que había sido grabado.

Aún así, afirmó que "nunca" dijo que había trasladado dinero y mucho menos que era procedente de Cuba.

Sin embargo, mientras transcurría la interpelación, Veja reveló el contenido de la conversación grabada que Poleto tuvo con el periodista, en la que confiesa claramente que llevó dinero oculto en tres cajas de whisky desde Brasilia hasta Sao Paulo.

Por lo que se escucha en la grabación, no queda claro si fueron cuatro millones de dólares ó 1,4 millones, como sostienen las dos versiones que existen sobre el asunto, ni si habían llegado de Cuba.

Pero Poleto, con voz clara y sin señal alguna de haber bebido, confesó al periodista que en realidad transportó "unos paquetes de dinero".

Ante la evidencia, Poleto insistió en que no existe contradicción alguna entre su declaración ante la comisión y lo que aparece en la grabación, por lo que el senador Tasso Jereisatti, del Partido de la Social Democracia (PSDB), pidió que se le acuse de falso testimonio ante la justicia penal.

Las contradicciones dejaron dudas hasta en el propio PT. El senador "petista" Tiao Viana consideró "lamentable" lo ocurrido, aunque evitó hacer mayores comentarios.

Para la oposición, no quedó duda de que la historia "huele muy mal" y de que la declaración de Poleto refuerza la tesis de que la campaña que llevó a Lula al poder recibió dinero de Cuba, además de haber estado manchada por otras irregularidades.

El senador Heráclito Fortes, del derechista Partido del Frente Liberal (PFL), afirmó que Poleto no pasa de ser una "víctima", que debe ser castigado, pero sostuvo que es necesario llegar a los "verdaderos culpables", que son "peces mucho más gordos que éste".

El propio Lula comentó esta semana las denuncias sobre el dinero cubano y las calificó simplemente de "fantasía".

Según el presidente, es imposible que "una nación tan pobre" haya donado dinero para financiar una campaña política en otro país. EFE