Seguimos reprobando en las calificaciones internacionales

Por El Nuevo Diario miércoles 21 de noviembre, 2012

No es un secreto para el país y el mundo que la República Dominicana cuenta con una de las formas de gobernar más corruptas. Así lo demuestran los estudios de Transparencia Internacional (TI), en el que ocupamos la posición 144 de 144 países envueltos en el aspecto de corrupción, y en el estudio de desvío de fondos públicos, ocupamos la posición número 142. Aunque no en todos los índices hemos permanecido abajo, ya que en el 2012 hemos ascendido 5 escalones en el índice de Competitividad Global del Foro Económico Mundial (FEM), de la posición 110 a la 105 entre 144 naciones evaluadas, el país no lo siente por los altos niveles de corrupción que empañan el pequeño desarrollo que podamos tener.

En este sentido, el gobierno tiene que buscar la forma de hacer un gran esfuerzo por crear las condiciones que ubiquen a la República Dominicana en la capacidad de poder competir de manera positiva en el ámbito internacional. Hay que resaltar que en este informe RD queda por debajo de todos los países de la región, en el cual Haití no forma parte en dicha evaluación.

Igualmente ratifica la importancia de las grandes demandas nacionales, para poner freno a la corrupción, para que pueda dársele prioridad a la inversión en las áreas de Educación, Energía e Inversión Social, así como también en el mejoramiento de la Seguridad Ciudadana, específicamente realizando una extensa reforma al departamento de la Policía Nacional. Es precisamente en esos renglones en los que el país aparece peor parado, no solamente en este informe, sino también en los de las múltiples instituciones internacionales, como el Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas (PNUD), el Banco Mundial y Amnistía Internacional.

Llama bastante la atención que en los índices de competitividad global del FEM no se evalúan las edificaciones y vías terrestres que tanto han preocupado a los gobernantes nacionales, y en los que estos últimos gobiernos han fundamentado el progreso y la modernidad olvidándose de la parte social.

El gobierno que recién inicia debe tomar nota de todos los resultados y recomendaciones que arrojan estos informes internacionales, y a partir de ahí realizar una reingeniería en todo el tren gubernamental que como consecuencia le garantizaría al país sentir el desarrollo y el éxito tan anhelado en los últimos periodos.

El autor es abogado especialista en Derecho Ambiental.